Provincia

Entrevista realizada por Jaime Chicharro De Gregorio, estudiante de Periodismo en la UCLM

González: “Quien crea que puede sacar tajada de esta pandemia se equivoca”

Hablamos con Miguel González sobre la situación actual y su trayectoria

Jaime Chicharro De Gregorio

30/10/2020

(Última actualización: 03/11/2020 19:17)

Imprimir

A pesar de su juventud, Miguel González tiene una trayectoria política bastante completa, de secretario general de las juventudes socialistas de su localidad, Puertollano, llegó a ser diputado regional castellano manchego, y ahora lo podemos encontrar en el Congreso de los Diputados, donde tiene muy presente cuál es su papel y sus objetivos. A pesar de tener mucha serenidad y educación, muestra mucha cercanía cuando habla de la situación actual, dejando entrever que, a pesar de su cargo, esta tremendamente comprometido con los ciudadanos, en especial los jóvenes, a los que anima a dar un paso al frente mediante el ejemplo.

¿Cuál fue tu primer interés en la política?

Mi primer interés viene de mi más tierna infancia, con los movimientos sociales. Mis padres estaban en colectivos y asociaciones civiles, como la Federación de Padres de Alumnos, y mi madre fue presidenta de Unicef en Puertollano. Desde pequeño tuve la impresión de que no vivimos solos y empecé a interesarme por la política. Mi primer encontronazo con la política fue darme cuenta de que no vivimos solos.

Eres uno de los diputados más jóvenes, ¿cómo te sientes al saber eso?

Es una responsabilidad, porque no solo eres uno de los cinco representantes de tu provincia, además representas a una generación que indudablemente tiene muchos retos por delante y muchas dificultades, por lo tanto, es un honor y una responsabilidad. Soy diputado, pero no dejo de ser joven y es bueno que en la política haya jóvenes, porque tenemos incorporadas unas necesidades y un impulso muy necesario para renovarla.

¿Qué es lo que te apasiona de la política para dedicarte de pleno a ella?

Uno no es político, está en política. Tiene que saber que el mandato político es un contrato con los ciudadanos que dura cuatro años, y da igual si es concejal o ministro, tiene que saber que eso se acaba. Mi impulso es intentar mejorar en lo pequeño la vida de la gente, en todo lo que pueda ayudar, intentar mejorar la sociedad de este país en términos más generales. Es un orgullo ser partícipe de ese cambio social.

Si crees que la política tiene fines tan buenos, ¿por qué piensas que la política tiene tantos detractores hoy en día?

Toda persona es política por el mero hecho de ser persona y vivir en sociedad. El único apolítico que puede existir en el mundo es quien viva en una isla desierta. Todo el mundo tiene opiniones políticas, por ejemplo, en si quiere una sanidad pública o una privada en la que se te atienda en función de tu tarjeta de crédito. Todo el mundo tiene posicionamientos políticos, todo el mundo es político porque tiene una idea de la sociedad, otra cosa es que lo partidos les convenzan más o menos. Lo que tenemos que hacer los políticos es atraer a la gente a que sienta la importancia que tiene la política en sus vidas.

¿Cuál crees que es la mejor forma para acercar a la gente a la política?

Creo que hay una visión tendenciosa de la política que se desvirtúa con el ejemplo y el trabajo de miles de políticos. La mejor forma es el trabajo y que la ciudadanía vea que sus representantes trabajan y rompo una lanza en favor de toda la gente que se dedica a la política, en ese trabajo que realmente es beneficioso, por ejemplo, el trabajo de los alcaldes o concejales, que es muy de tú a tú, los ciudadanos lo ven valorado. Las claves de bóveda pueden ser el trabajo, la transparencia y los resultados. Muchas veces lamentablemente no podemos cumplir con lo que se demanda porque no es posible o no se puede llegar a lo que a la ciudadanía o los políticos nos gustaría.

Hablando más de ti, ¿por qué estudiaste Derecho?

Me hubiese gustado estudiar Ciencias Políticas, pero Derecho vengo de una familia trabajadora y la carrera de Derecho te da unas habilidades muy importantes, por lo tanto, me decanté por estudiar en la facultad de Ciudad Real. No me arrepiento porque la carrera de Derecho te da muchas herramientas y sobre todo de hacer crear una profesión que se basa en la defensa de la ciudadanía, en sus derechos.

¿Cómo se sigue formando un diputado? ¿Cómo te sigues formando?

Un diputado se tiene que seguir formando, leyendo muchísimo, intentando especializarse lo más que pueda, haciendo otro tipo de formaciones como cursos o masters, no hay que dejar nunca de formarse porque cuando más formado estés más resolutivo serás y mejor harás tu trabajo. Yo leo día a día, no sólo libros especializados, ensayo político, sino también libros técnicos como algún área específica en la que estés trabajando.

Has tenido varios cargos, ¿cómo es saltar de juventudes socialista de Puertollano a diputado nacional?

Estuve de secretario local de juventudes socialistas de Puertollano, a partir de 2015 fui diputado regional y desde 2019 diputado nacional. Es una responsabilidad que te llega y tienes que honrarla

día a día con esfuerzo, trabajo y dedicación. Es un salto grande, en 2015 me dio mucho vértigo, para nada imaginaba que mis derroteros acabarían en la política y en la política parlamentaria.

¿Cómo has vivido personalmente la pandemia?

Con mucho sufrimiento, mucha incertidumbre, por tus seres queridos, y mucha pena cuando alguno de tus seres queridos lamentablemente fallecía. Incertidumbre por tus seres queridos, tristeza por los fallecidos, pero también con la seguridad que desde los gobiernos se está haciendo todo lo posible.

Mucha de la opinión pública cree que la política ha estado sobrepasada, ¿también lo crees?

Una pandemia de estas características es de una magnitud tan grande que evidentemente es difícil de tomar medidas, pero creo que los gobiernos han tomado las medidas que había que tomar en momentos muy difíciles y se siguen tomando ahora mismo. No calificaría que los gobiernos hayan estado sobrepasados, porque esto es una magnitud mundial, pero desde este país se están tomando las medidas sociales y de protección que hay que tomar.

¿Qué opinas de que haya otros partidos que no hayan apoyado en estas circunstancias?

El político que crea que puede sacar tajada de una pandemia se equivoca completamente y lo pagará en las urnas. Pero creo que el gobierno no piensa en las urnas, piensa en las personas, y en que salgamos adelante desde la sanidad pública como se merece. La única explicación que logro a entender de que haya partidos políticos que hoy no apoyen el estado de alarma es porque miran más el interés partidista que el interés de la sociedad, y la gente está harta de que los partidos políticos no estén más unidos en estos momentos.

¿Crees que con este nuevo estado de alarma se pondrá fin a la pandemia y volveremos a la vieja normalidad tal y como la recordamos?

Nadie tiene una varita mágica de cuándo va a acabar esto, por eso necesitamos que exista una cobertura jurídica estable de seis meses, para, en primer lugar, regular los derechos fundamentales como es el de la movilidad, que únicamente se puede hacer a través del Estado de Alarma, pero es más importante que la Administración pueda tener las herramientas suficientes como para adaptarse a todos los momentos que pasemos en esta pandemia, que serán más graves o leves. El Estado de Alarma es la herramienta jurídica efectiva para luchar contra la pandemia. Por otro lado, creo que España es un país que milenariamente nunca ha perdido determinadas tradiciones sociales, que forman parte de nuestra esencia, y por lo tanto, eso queda impregnado en la forma de ser latina y española, y creo que no nos costará mucho volver a nuestros hábitos sociales, pero la ciudadanía debe ser responsable porque eso significará que volveremos cuanto antes a esa normalidad.

Sorprende que, a pesar de su edad, desprenda tanta elegancia en el trato, tenga su posición tan determinada y apueste por una forma de hacer política con altura, que, intercalado con su sosiego, hacen de él una persona dedicada a la política con verdaderos ánimos de mejorar la vida de sus vecinos, en especial de los jóvenes, con los que se siente identificado y anima a llevar a cabo una mejora social y política.