Puertollano

Un concurso organizado por el Colegio de Trabajo Social de Castilla-La Mancha

Puertollano: 'Acaríciame, con el gesto, con el alma' de Cristina Navarro, premio de Fotografía Social y homenaje a los mayores

Premio a la Mejor Colección, que ha sido galardonada con 300 euros y que incluye cinco fotografías tomadas durante los largos meses de confinamiento como un modo de visibilizar la situación que estaban viviendo

La Comarca

17/10/2020

(Última actualización: 18/10/2020 21:48)

Imprimir

El Colegio de Trabajo Social de Castilla-La Mancha ha concedido a María Cristina Navarro Gómez, trabajadora social de la Residencia de Mayores Albertia en Puertollano, el premio de Fotografía Social 2020 a la Mejor Colección por su trabajo ‘Acaríciame, con el gesto, con el alma’, galardonado con 300 euros.

La colección muestra cinco instantáneas tomadas durante los meses de confinamiento en la Residencia de Mayores de Puertollano. Manos que acarician a través de cristaleras, despedidas con mascarillas o torpes letras llenas de sentimiento son el fiel reflejo de lo acontecido en estos meses tan duros de este nefasto año 2020, son algunas de ellas.

La autora ha destacado la importancia del trabajo desarrollado por el equipo profesional acompañando a las personas mayores en esta situación, aportando calidad humana y cercanía con su trabajo. "Las trabajadores sociales día tras día tenemos el fin de pilotar el barco con amor y justicia social y posiblemente eso sea lo que a mí personalmente me haya llevado a captar estas fotografías y cada una de las que tengo afincadas en la carpeta de mis recuerdos" señala Cristina.

Ganar este premio ha sido el bautismo de fuego para Cristina ya que hasta ahora nunca se había presentado a concurso alguno aunque siempre ha sido una apasionada de la fotografía hasta el extremo de pensar estudiar Bellas Artes en alguna ocasión, según ha declarado a La Comarca. Pero por el momento sigue haciendo fotos por lo que ya tiene material para volver a presentarse a otro concurso aunque lo ve “como muy extraño” porque curiosamente no tiene cámara y usa un “móvil que tiene la pantalla rota” lo que deja muy claro que en este premio han influido más sus cualidades innatas para la fotografía que los medios que hasta ahora posee.

Homenaje a los mayores

“Llevo haciendo fotos dentro de la Residencia, pero para que se quedarán en mi baúl de los recuerdos, desde que empezó la pandemia y cuando vi el concurso me presenté, pero sin pensar ni mucho menos que iba a ganar, solo porque al convocarlo el colegio de Trabajo Social lo vi más como un modo de visibilizar en parte la situación que los mayores estaban viviendo y al final me he llevado la sorpresa de que he ganado el concurso, con lo que a su vez es un homenaje que se le ha rendido a los mayores porque así lo siento “.

Todas las fotos que ha presentado tienen su intrahistoria pero sus preferidas son tres, la primera es la de un anciano que está saludando desde la puerta de su habitación postrado en una silla de ruedas “y yo la hice para enseñársela a la familia porque durante el Covid nosotros hemos sido como el vínculo entre la familia y los residentes”. Las otras dos, también de indudable belleza y significado, están protagonizadas por manos, “una de ellas es la de una señora muy mayor que oye muy poquito y habla muy poquito y la única forma de sentir a su nieta y de acariciar a su familia es ese, acercar la mano, y por medio del gesto visual por eso el título de esta colección "Acaríciame, con el gesto, con el alma".

Cristina también reconoce que, al mismo tiempo, ha sido muy complicado el hecho de tener que enfrentarse a una situación que nunca antes habían imaginado siquiera. Además, han tenido que despedirse de muchos de sus mayores convirtiéndose en el único apoyo que han tenido en los últimos días de su vida, porque sus familias no tenían acceso a la residencia ante las restricciones de la pandemia que aún hoy prevalecen.

“Para nosotros ha sido muy duro, nuestros mayores al final forman ya parte de nuestra propia familia porque llevamos muchos años con ellos. Ha sido muy complicado porque hemos tenido que despedir a muchas personas tratando al mismo tiempo de tener informados a sus familiares y manteniendo con ellos la máxima relación posible. Y lo hemos hecho no porque nos tocara sino porque ha salido lo mejor de nosotros, o al menos esa es la sensación que yo tengo, la vocación real de la que muchas veces hablamos de boquilla pero que no sabemos si es real o no, en este caso si ha salido, ha salido la vocació0n y el fondo de cada uno de nosotros” concluye.

Una pandemia cebada en las residencias

Hay que recordar que la pandemia por la COVID-19 ha tenido especial incidencia en las residencias de mayores, constituyendo focos vulnerables de contagios que han requerido de medidas especiales de prevención. Por ello, las visitas de familiares a los residentes fueron restringidas hasta la Fase 3 del plan de transición hacia la nueva normalidad.

Según informa el Colegio de Trabajo Social de Castilla-La Mancha se estima que han muerto en este tiempo más de 20.800 personas mayores por coronavirus o con síntomas compatibles en Residencias de Mayores a nivel nacional. En Castilla-La Mancha se han notificado 2.595 muertos con COVID-19 o síntomas compatibles en residencias desde el inicio del brote. Esta cifra representa un 79,19% del total de fallecidos en la comunidad autónoma.