Puertollano

Con penas de entre año y medio y dos años y ocho meses de cárcel y multas de hasta 12.000 euros

Prisión para trece integrantes de una red dedicada al tráfico de drogas en Puertollano y otras zonas de la provincia

Gracias a la operación ‘Jowes’ de la Guardia Civil desarrollada en 2016 que desmanteló seis puntos de venta de droga en varias localidades

Javier Rubio

16/10/2020

(Última actualización: 16/10/2020 22:24)

Imprimir

La Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a penas de entre año y medio y dos años y ocho meses de prisión, y a multas de entre 704,13 y 12.183,13 euros, a los trece acusados de un delito contra la salud pública involucrados en la operación antidroga ‘Jowes’ de la Guardia Civil, que desarticuló una red organizada dedicada el tráfico de drogas en julio del año 2016.

Gracias a esta actuación, se desmantelaron seis puntos de venta de droga en Puertollano y en otras localidades de la provincia de Ciudad Real, aprehendiendo 1,5 kilos de marihuana, 25 gramos de cocaína, 60 gramos de rebujito, 25 gramos de heroína, 850 pastillas de Tranquimazín y laboratorio portátil de marihuana.

Las penas

R.U.A., de 36 años de edad y vecina de Puertollano, pena de dos años y ocho meses de prision e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 6.728,40 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

J.M.M., de 38 años de edad, y vecino de Puertollano, pena de dos años y ocho meses de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 6.728,40 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

D.G.M., de 43 años de edad y vecino de Puertollano, pena de un año y seis meses de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como al pago de las costas.

S.C.A., de 25 años de edad y vecino de Daimiel, pena de dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 12.183,93 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

J.G.G.O., de 27 años de edad y vecina de Daimiel, pena de dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 12.183,93 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

J.F.J.G.E., de 50 años de edad y vecino de Daimiel, pena de dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 7.049,13 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

J.O.P., de 53 años de edad y vecina de Daimiel, pena de dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 7.049,13 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

D.G.G.O., de 31 años de edad y vecino de Daimiel, pena dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 7.049,13 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas,

T.G.G.O., de 23 años de edad y vecina de Daimiel, pena de dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 7.049,13 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

J.P.M., de 41 años de edad y vecina de Almagro, pena de dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 704,13 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

C.G.M., de 26 años de edad y vecino de Almagro, pena de 2 años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 4.475,01 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas

S.G.L.M., de 33 años de edad y vecina de Puertollano, pena de un año y seis meses de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, asi como al pago de las costas.

T.R.Q.A., de 39 años de edad y vecino de Almagro, pena de dos años y ocho meses de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 704,13 euros con responsabilidad personal subsidiaria de 3 meses de privación de libertad en caso de impago, así como al pago de las costas.

Contra esta sentencia cabe interponer recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha.

Desarrollo de la operación

Las investigaciones, se iniciaron en septiembre de 2015, por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Ciudad Real, cuando se tuvo conocimiento de que personas de la localidad de Bolaños de Calatrava surtían de rebujito, mezcla de cocaína y heroína, a consumidores de varias localidades de la provincia.

Una vez iniciadas las investigaciones se pudo identificar a los responsables de la venta del rebujito, afincadas en la localidad ciudadrealeña de Almagro, quienes concretaban previamente las citas con los consumidores por teléfono, concretando cantidades y precio de las mismas.

Posteriormente, los esfuerzos de los investigadores se centraron en localizar e identificar a las personas que suministraban esta sustancia estupefaciente al grupo de Almagro, y se pudo comprobar que también lo hacían a la localidad de Puertollano, contando con la colaboración de terceras personas que hacían las veces de correos, encargados de desplazarse hasta esta última localidad al objeto de adquirir la droga de forma más segura, sin que los principales investigados corrieran riesgo en estos desplazamientos.

Los suministradores de estas sustancias afincados en Puertollano, contaban además con la colaboración de otras personas para la distribución y con dos domicilios en la citada localidad, distantes tan solo diez metros uno del otro, al objeto de vender esta sustancia con total seguridad, y eludir posibles intervenciones policiales.

Dentro de estos últimos colaboradores o distribuidores se encontraba un clan familiar afincado en la localidad de Daimiel, quienes se encargaban de distribuir la droga en dicha localidad, utilizando dos domicilios con dicho fin. Uno de ellos además, realizaba venta de un medicamento denominado Tranquimazín a los mismos consumidores pues es este medicamento el que generalmente toman aquellos consumidores para contrarrestar el efecto de la heroína.

Modus operandi

Todos los investigados utilizaban numerosas ‘medidas de seguridad’ en sus transacciones, pues las mismas eran concertadas previamente a través de teléfono que cambiaban constantemente con el objeto de eludir posibles intervenciones telefónicas.

De igual forma y dentro de estas ‘medidas de seguridad’, utilizaban viviendas para la distribución de la droga y otras para la venta a terceros consumidores con el objeto de eludir posibles registros domiciliarios. Algunos de ellos ya eran reincidentes y sus domicilios habían sido ya registrados en fechas recientes.

Explotación de la operación

La explotación de lo operación ‘Jowes’, se llevó a cabo una vez obtenidas todas las pruebas incriminatorias y una vez se tuvo conocimiento del “modus operandi” utilizado por todos ellos, realizándose seis registros, dos en cada una de las localidades de Almagro, Daimiel y Puertollano.

El resultado final de esta operación fue la desarticulación de un grupo criminal dedicada a la distribución de rebujito, siendo desmantelados seis puntos de venta de esta sustancia, la localización de un laboratorio portátil de marihuana, 1,5 kilos de marihuana, 25 gramos de cocaína, 60 gramos de rebujito, 25 gramos de heroína, 850 pastillas de tranquimazin, 4.000 euros en metálico, 20 teléfonos móviles, 5 basculas de precisión, equipos informáticos, una pistola de airsoft, así como útiles para la adulteración y preparación del rebujito.