Puertollano

Tras casi 80 años de servicio a los más necesitados

Las monjas se despiden de Puertollano

Aunque desde 2014 no daban clase en el Colegio María Inmaculada, sus funciones se focalizaban en el Centro de Transeúntes, el cual ahora cierra

La Comarca

16/10/2020

(Última actualización: 16/10/2020 22:31)

Imprimir

A las cinco de la tarde de este sábado 17 de octubre, en la parroquia de San Juan Bautista de Puertollano, se oficiará la misa de despedida de la congregación de las Hijas de la Caridad de Puertollano, conocidas cariñosamente como las monjas, tras casi 80 años de servicio a los más necesitados, debido al cierre del Centro de Transeúntes.

Esta reunion en torno al altar contará con todas las medidas de seguridad necesarias para dar gracias a Dios por su labor y para pedir por las hermanas que ahora asumirán nuevos destinos.

Las Hijas de la Caridad han prestado su servicio a Puertollano desde 1941 fundando y dirigiendo hasta 2013 el Colegio María Inmaculada, conocido también como el colegio de las monjas, en el cual dejaron de dar clase en 2014. Ellas también han estado junto a los enfermos en el Hospital Santa Bárbara y trabajando con los sin techo en el Centro de Transeúntes, siempre con los más necesitados de nuestra ciudad.

Con el cierre del Centro de Transeúntes, en el que realizaba principalmente sus servicios la última comunidad de Hijas de la Caridad presentes en nuestra ciudad, las monjas se ven obligadas ahora a abandonar Puertollano para desarrollar nuevos servicios en otros proyectos que tiene la congregación.

Ellas se marchan, pero el carisma vicenciano que ha estado en Puertollano tantos años permecerá, sobre todo en el Colegio María Inmaculada y en el barrio de las 600, en el que tanto han trabajado y prestado ayuda a los más necesitados, colaborando junto a la parroquia de San Juan Bautista.

Sus inicios en nuestra ciudad

El colegio de las monjas de Puertollano fue fundado en 1941 con enseñanzas en taquigrafía, mecanografía, enseñanzas del hogar, etc. Sin embargo, las primeras hermanas de la orden de las Hijas de la Caridad llegaron al centro a finales de 1942, siendo la primera comunidad religiosa establecida en esta ciudad.

El 3 de diciembre de 1947, el colegio fue autorizado definitivamente por el Ministerio para impartir Enseñanza Primaria. El María Inmaculada se fue adaptando a las necesidades de Puertollano y en 1955 se reconoció el Bachillerato Elemental, mientras que, en 1974, el colegio se transformó en centro de EGB subvencionado al 100%, con 16 unidades y cuatro unidades de preescolar. En 1986 el centro fue concertado de EGB y desde el año 1987 el centro pasó a ser mixto, ya que hasta el momento solo se impartía formación a alumnas. Desde el curso 1999-2000 pasó a ser concertado en Educación Infantil, pasando de este modo a la gratuidad de todas sus enseñanzas.

En la actualidad, y hasta este domingo 18 de octubre, hay tres Hermanas de la Caridad, Sor María, Sor María Luisa y Sor Petra, que prestan sus servicios ayudando a los más desfavorecidos, en el Centro de Transeúntes o el proyecto socioeducativo ‘Arcoíris’ de la parroquia San Juan Bautista, entre muchos otros. Ahora cambian de destino para realizar otros servicios y su gran labor no será fácil olvidar.

La congregación

La congregación de las Hijas de la Caridad fue fundada el 29 de noviembre de 1633 por Vicente de Paúl y Luisa de Marillac con el fin de dedicarse al servicio corporal y espiritual de los pobres enfermos.

Actualmente, la congregación tiene proyectos de servicio en muchos puntos de la geografía, en residencias de ancianos, centros sanitarios, centros educativos y obras sociales (atención a migrantes, personas sin hogar, niños y familias en riesgo de exclusión, refugiados…).

Las Hermanas viven en comunidad y comparten lo que son y tienen desde la vocación a la que han sido llamadas, ‘Servir a Cristo en los pobres’ Donde quiera que se presenta una necesidad y pueden llevar ayuda y apoyo, se mantienen disponibles para servir a los más necesitados en misión compartida con profesionales y voluntarios, colaborando con diversos organismos e instituciones a nivel eclesial y social.