Puertollano

Ambos se encuentran por el momento aislados en sus domicilios en espera de una segunda PCR

La Escuela de Idiomas de Puertollano retoma las clases presenciales tras el positivo por COVID-19 en dos profesores

Se deberían haber iniciado el pasado día 1 de octubre, pero tras la pertinente cuarentena de los docentes y acogerse al formato on line, han empezado este martes con todas las medidas de seguridad oportunas

Mamen Fernández

06/10/2020

(Última actualización: 06/10/2020 22:11)

Imprimir

La Escuela Oficial de Idiomas Pozo Norte de Puertollano ha retomado este martes, 6 de octubre, sus clases presenciales tras haber sido suplantadas por clases on-line. Una medida que se tomaba de forma provisional al resultar dos de los docentes positivos en coronavirus en sendas pruebas PCR a las que fueron sometidos hace once días.

En este sentido, tal y como han confirmado fuentes del propio centro de idiomas a La Comarca, el resto de la plantilla de profesores de la EOI ha permanecido diez días en cuarentena en sus domicilios a pesar de realizarles también las pruebas pertinentes y ser todos ellos negativos, no obstante, son los protocolos que marca Sanidad y así los han cumplido.

Por su parte, los dos docentes afectados con la COVID-19 se recuperan de momento aislados en sus respectivos domicilios, y no regresarán a las aula hasta que se les haga una segunda PCR y el resultado sea el óptimo para poder volver a su actividad. Este es el motivo por el que sus grupos son los únicos que temporalmente no han vuelto a las aulas de forma física.

Hay que recordar que el inicio de las clases de idiomas en este caso estaba previsto para el pasado día 1 de octubre y el contagio de los profesores lo más probable es que se diera fuera del centro, poniendo sobre la mesa que las clases no habían comenzado cuando se conocían ambos casos.

Amplia batería de medidas preventivas

A pesar de todo y en palabras de la directora de la EOI Pozo Norte, Concha Melchor, se ha puesto en marcha una amplia batería de medidas preventivas para que las clases se puedan desarrollar con la mayor normalidad posible dentro del estado de pandemia en el que nos encontramos.

Así, se ha instalado un escáner a la entrada del centro para tomar la temperatura a trabajadores y alumnos, se pide el correcto uso de la mascarilla y en todas las clases hay un kit para que el alumno pueda desinfectar los pupitres, a pesar de que ya han sido desinfectados con antelación por el personal de limpieza, que en este caso, de tres se ha visto reforzado a seis desde el inicio de curso, repartidos en dos turnos.

“Estamos llevando todo este tema de manera muy cuidadosa, pero es cierto que ha habido dos profesores que han dado positivo, aunque el resto de momento va bien”, ha finalizado Melchor con aliento de optimismo de cara a un anómalo curso que comienza.