Puertollano

El escritor y periodista se encuentra dando las últimas pinceladas a la obra

Quijotes del siglo XXI en busca de un sueño en el último libro del puertollanense Manuel Juliá

Publicado por la editorial Almuzara, verá la luz en el mes de octubre bajo el título ‘Que nadie diga que no luchaste contra molinos de viento’

La Comarca

22/09/2020

(Última actualización: 24/09/2020 17:00)

Imprimir

El periodista y escritor puertollanense Manuel Juliá Dorado se encuentra ultimando detalles para sacar a la luz su nuevo libro. Será en el mes de octubre cuando los ávidos lectores puedan tener en sus manos el ejemplar que lleva por título ‘Que nadie diga que no luchaste contra molinos de viento’. Una obras que, según ha relatado el propio autor en sus redes sociales, se publicará a la vez que la serie de Telecinco ‘Quijotes del siglo XXI’.

En esta ocasión, Manuel Juliá ha apostado fuerte por la editorial Almuzara, a la que califica como “seria e innovadora, creada con inteligencia y emoción por Manuel Pimentel”. Además, participan en la edición Mediaset y la productora Unicorn Content.

El libro contiene nueve historias noveladas “de esos Quijotes que viven para su sueño, su batalla, sea rescatar a una hija de una secta, salvar Doñana, atender a los presos que nadie atiende, luchar contra las drogas en el asfalto o construir una catedral”, afirma el escritor. “Ellos, esos Quijotes, demuestran no solo que nada de lo humano nos es ajeno, sino que hay que gente que hace que nuestra especie merezca la pena”.

Sensación de alegría y tristeza

Días antes de que la obra salga a la venta, el escritor está corrigiendo y dando las pinceladas finales a su texto. “Corregir las galeradas de un nuevo libro es una de las situaciones para mí mas extrañas que existen, porque se unen una sensación de alegría y otra de tristeza”, ha asegurado Manuel Juliá, matizando que “alegría porque muchos meses de escritura se comprimen en el umbral de la imprenta, y el trabajo obtiene el fruto deseado, existir para los otros. Y tristeza porque después de tantos meses conviviendo con unos personajes y unos hábitos, al acabarse, queda un vacío angustioso que solo se llenara cuando se comience otro libro y nuevos personajes ocupen el lugar de la ausencia”.