Puertollano

La fatal decisión se hará efectiva el próximo día 30 de septiembre

El Ayuntamiento de Puertollano espera que “se reconsidere y se revierta” el cierre del centro de transeúntes

Adolfo Muñiz ha informado que desde el Consistorio se han puesto en contacto con Cáritas Diocesana así como con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, “que mantiene su apoyo al centro”, para que este cierre no se cumpla

Mamen Fernández

16/09/2020

(Última actualización: 17/09/2020 09:12)

Imprimir

El Ayuntamiento de Puertollano lo tiene meridianamente claro. “No queremos que se cierre el centro de transeúntes de Cáritas y haremos todo lo que esté en nuestra mano para que así sea”, según ha explicado el concejal de Cultura, Adolfo Muñiz, a preguntas de los periodistas después de conocerse la fatal decisión que se hará efectiva el próximo día 30 de septiembre y tras quedar aplazada el pasado 30 de marzo por la irrupción de la pandemia del COVID-19.

En este contexto, Muñiz ha informado que desde el Ayuntamiento se han puesto en contacto con Cáritas Diocesana así como con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, “que mantiene su apoyo al centro”, para que este cierre no se cumpla. “Confiamos en que se reconsidere esta situación y se revierta”, ha aclarado el edil, porque sin duda “es una mala noticia”.

Hay que recordar que el centro de personas sin hogar ‘Virgen de Gracia’ de Puertollano depende de Cáritas Diocesana y se encuentra ubicado en la barriada Fraternidad. Los locales que ocupa el centro fueron adquiridos gracias a las donaciones ciudadanas, y Muñiz ha querido agradecer la labor del personal que se encarga de la atención de estas personas necesitadas.

Una decisión fatal

La decisión del cierre de este centro, que suele atender a una veintena de personas sin hogar, tanto de paso como estables, fue comunicada oficialmente el pasado martes a los trabajadores y se debe a la falta de recursos económicos para su correcto funcionamiento.

Actualmente son seis las personas empleadas en el ‘Virgen de Gracia’, y desde Cáritas se estudiarán las fórmulas para la recolocación de las mismas en otros centros, manteniendo así los puestos de trabajo. Además, la pretensión de la entidad católica es la reubicación de sus usuarios en los otros cuatro centros de atención y reinserción con los que cuenta en la provincia (dos en Ciudad Real, uno en Alcázar de San Juan y otro en Daimiel).

El centro de transeúntes quedaba inaugurado el 7 de septiembre del año 1998, y se ha sostenido hasta ahora gracias a los fondos de Cáritas Diocesana, destinataria de la recaudación del primer domingo de cada mes en las iglesias, así como de las ayudas de Junta de Comunidades, Diputación de Ciudad Real o Ayuntamiento de Puertollano, a lo que hay que sumar las aportaciones particulares de algunas empresas.