Región

En una nota de prensa

CCOO-Enseñanza Cuenca considera que “hay muchas cosas que mejorar para garantizar una presencialidad segura en las aulas de la provincia”

“Estos primeros días de clase han puesto en evidencia falta de previsión por parte de la Administración; paliada por la labor y el esfuerzo de los equipos directivos y del resto de la comunidad educativa: personal docente y no docente, padres y madres, AMPAS, ayuntamientos…”

“Hay que destacar el exceso de trabajo y competencias que ha recaído sobre los responsables de los centros educativos, que han tenido que tomar decisiones de suma importancia frente a las instrucciones vagas y cambiantes de la Consejería”

“Otra cuestión que evidencia la deficiente planificación es la demora en la realización de pruebas de detección de anticuerpos de la COVID-19 a los interinos docentes y personal laboral y de contratas, cuando llevan asistiendo a los centros educativos desde el día 1 de septiembre y en contacto con el alumnado desde el día 9”

La Comarca

15/09/2020

(Última actualización: 15/09/2020 21:02)

Imprimir

La ejecutiva de la federación de Enseñanza de CCOO-Cuenca ha evaluado el desarrollo de los primeros días del nuevo curso escolar en la provincia, que a juicio del sindicato “ponen en evidencia que hay muchas cosas que mejorar para garantizar una presencialidad segura en las aulas de la provincia, y es necesario hacerlo con urgencia”, indica Alfredo Guijarro, responsable de Enseñanza Pública de CCOO-Cuenca.

“Pese a haber tenido tiempo suficiente para planificar un comienzo escolar seguro para todos, ha habido falta de previsión y organización por parte de la Administración; paliada, eso sí, por la buena voluntad y el admirable trabajo de los centros educativos; por la labor y el esfuerzo de los equipos directivos principalmente y del resto de la comunidad educativa: personal docente y no docente, padres y madres, AMPAS, ayuntamientos…”.

En este sentido, “hay que destacar el exceso de trabajo y competencias que ha recaído sobre los responsables de los centros educativos, que en la mayor parte de casos han tenido que tomar decisiones de suma importancia, frente a las instrucciones vagas y cambiantes de la Consejería. En este momento, no se pueden dejar ciertas decisiones a interpretación de cada centro, y mucho menos en lo referido a medidas relacionadas con la seguridad, prevención y actuaciones frente al COVID-19”, advierte Guijarro.

“Otra cuestión que preocupa al sindicato y que evidencia la deficiente planificación por parte de la Administración es la demora en la realización de pruebas de detección de anticuerpos de la COVID-19 a los interinos docentes y personal laboral y de contratas, cuando llevan asistiendo a los centros educativos desde el día 1 de septiembre y en contacto con el alumnado desde el día 9”.

“Echamos también en falta medidas más definidas para residencias escolares, centros de educación especial y escuelas infantiles. Además, el personal de estos centros, junto con los especialistas de Audición y Lenguaje y Pedagogía Terapéutica, maestros de educación infantil, Auxiliares Técnicos Educativos, Técnicos especialistas en Jardín de Infancia, fisioterapeutas y colectivos especialmente vulnerables, reclaman EPIs específicos adecuados a las funciones que desarrollan”.

“Respecto al personal laboral, consideramos insuficientes las contrataciones que se han realizado para este principio de curso, siendo la limpieza y la desinfección fundamentales en este momento. Es imprescindible que todos los centros educativos cuenten con el personal necesario que garantice una correcta desinfección. Algunos centros educativos, especialmente institutos grandes de la provincia, nos han mostrado su preocupación en este sentido”.

“Iniciado así el curso con estas deficiencias; todavía quedan otros muchos temas pendientes de abordar”, añade Guijarro.

“Seguimos insistiendo a la Consejería en la necesidad de formar a los docentes ante la posibilidad de tener que impartir clases on-line a través de diversas plataformas; así como en dar una formación de base a todos los docentes en COVID”.

“Exigimos también una evaluación de riesgos actualizada en los centros educativos; así como horas específicas y de reducción para los responsables COVID”.

“Son necesarios igualmente protocolos ágiles y efectivos para trabajadores de especial sensibilidad, que eviten que el personal especialmente vulnerable se incorpore a los centros antes de obtener una respuesta. Y por supuesto exigimos que todo ello pase por las diferentes mesas de diálogo y negociación, para lograr así un consenso lo más amplio posible con la comunidad educativa”.

Ratios y profesorado

Por otro lado, seguimos también insistiendo en que, para CCOO, los dos objetivos básicos en este curso escolar son la presencialidad y la seguridad. Para poder conjugar ambas, la clave son las ratios de alumnos/as por aula; y ahí partimos, en Cuenca y en todo el país, con dos deficiencias básicas: primero, la discrepancia entre las ratios recomendadas y las ratios legales; y segundo, la carencia de profesorado suficiente”.

“El documento consensuado en junio por la mayoría de las CCAA establece un máximo de 20 alumnos/as por aula. El problema es que es sólo una recomendación sin rango normativo y, por tanto, sin fuerza legal. Así, nos encontramos con que en Castilla-La Mancha las ratios establecidas por la Consejería ascienden a 25 alumnos/as en Educación Infantil y en 1º y 2º de Primaria; 22 de 3º a 6º de Primaria; y 25 en 1º y 2º de Secundaria. En todos los casos, por encima de la recomendación de no exceder de 20”.

“Creemos necesaria una regulación normativa clara e inequívoca para que en este curso las ratios máximas se adecúen a las recomendadas”, insiste Guijarro.

“A su vez, la bajada de ratios requiere contratación de docentes. La cifra de 3.000 efectivos anunciada por el Gobierno de CLM sigue siendo insuficiente, amén de irreal, dado que la mayoría de asignaciones se corresponden con las necesidades ordinarias de contratación y no con un sobrecupo extraordinario para afrontar la situación actual. La cifra real de contrataciones dista en gran medida de las 3.000 anunciadas inicialmente”.

“Esperamos que no ocurra lo mismo con el plan de digitalización anunciado y que se consiga llegar a la cifra de equipos y medios tecnológicos prevista, para paliar así, dentro de lo posible, la brecha digital constatada en los centros educativos de la provincia y de Castilla-La Mancha”, concluye el responsable de Enseñanza Pública de CCOO-Enseñanza de Cuenca.