Región

Así lo cree el presidente del Grupo Parlamentario Ciudadanos en las Cortes de Castilla-La Mancha, Alejandro Ruiz

Ciudadanos-CLM avisa de que la futura Ley del Agua que anuncia el Gobierno regional es “un brindis al sol”

“Esta es la política made in PSOE, anuncios vacíos y contrarios a la política real, 600 millones que pueden o no venir, y encima no dependen de Castilla-La Mancha", ha dicho

La Comarca

29/06/2020

(Última actualización: 29/06/2020 20:32)

Imprimir

El presidente del Grupo Parlamentario Ciudadanos en las Cortes de Castilla-La Mancha, Alejandro Ruiz, ha criticado el anuncio del Gobierno socialista de Emiliano García-Page consistente en la mejora y construcción de depurados en Castilla-La Mancha en los próximos diez años, con una cuantía de 600 millones de euros. Lo que ha calificado el diputado como “un brindis al sol”, porque a su juicio “es incongruente” y cuando “realmente la política hidráulica del Gobierno regional ha sido todo lo contario: disminuir en políticas del agua como reflejan año tras año los presupuestos”.

Asimismo, el Grupo Parlamentario Cs ya le advertía al Ejecutivo socialista en sede parlamentaria sobre la inconsistente hoja de ruta de la política hidrológica del Gobierno de Castilla-La Mancha, “no sólo no han hecho nada durante años, es que lo han rematado bajando las partidas presupuestarias en políticas de infraestructuras hídricas en estos últimos presupuestos”. A esto mismo, hay que restarle, que el impulso presupuestario que llega a Castilla-La Mancha desde Europa para modernizar la política hidrológica, “es un fondo que no está garantizado, por tanto, no nos dejemos engañar”, ha sentenciado el diputado liberal.

Bruselas, ha advertido Ruiz, ya ha avisado de que no va a permitir “cualquier inversión” y recuerda que todas las medidas deben estar alineadas con los principios básicos que rigen la política europea de cara a los próximos años, con una fuerte apuesta por la sostenibilidad medioambiental. De hecho, ha concretado, se harán exámenes a los programas que se desarrollen, habrá qué controlar cómo se hace y si encaja con la visión europeísta, “y la evaluación será esencial para el desembolso de las ayudas”.