Opinión

El próximo 9 de julio España se la juega oficialmente ante Luxemburgo e Irlanda

El reto de España: conquistar diez votos para presidir el Eurogrupo

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

29/06/2020

(Última actualización: 29/06/2020 20:31)

Imprimir

El próximo 9 de julio España se la juega oficialmente ante Luxemburgo e Irlanda, otros dos candidatos en la disputa por presidir al Eurogrupo, vieja aspiración española desde la época de Luis de Guindos.

La decisión será tomada por mayoría simple, es decir, al estar conformado el Eurogrupo por 19 miembros, bastará la mitad más uno para obtener dicha mayoría, es decir, los diez votos mencionados le garantizarían al menos 2’5 años de mandato.

Pero no lo tiene fácil la señora Calviño, y no por su experiencia, muy reconocida, por cierto, sino, como ya dijimos en el anterior artículo ‘España-UE: affaire Calviño’, existen otras variables de mayor peso en la actualidad que su valía profesional, la cual expresamos en su momento.

Una de ellas, según nuestras fuentes, y en ese momento de las pre negociaciones, consistió en poner encima de la mesa por parte de ‘los halcones’ el avenirse España a sus peticiones de línea dura a cambio de un allanamiento a su eventual nombramiento que, junto a los países de temperatura tibia (ni frío, ni calor), nunca han hecho ascos a la dureza ajena, que en el fondo les conviene al amparo del interés general.

Continúan las negociaciones a alto nivel a través de embajadores y la presión de Exteriores, con lanzamiento de salvavidas de carácter diplomático auspiciado por la canciller Merkel.

Aún quedan unos días hasta aproximadamente el 8 de julio, fecha en la que cómo máximo debería encontrarse cerrado el acuerdo.

Dentro de nuestro Gobierno existen al parecer dos líneas aparentemente divergentes:

Una, la política, ante nuestra sequía en cargos de relevancia en la UE sería aceptar una oferta lo más cercana a las tesis de los frugales, garantizando de esta forma el nombramiento.

Y otra segunda, ante una eventual certeza final de no alcanzar los votos suficientes, los cuales aún no deben encontrarse asegurados, recurrir a la resistencia numantina, y hacer bueno el proverbio vietnamita: si del cielo te cae un dátil, abre la boca y cómetelo.

Pero, si es así, la UE perdería su esencia si no ocurrieran estas cosas.

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho (Cum Laude)

Diplomado en Estudios Avanzados de la UE

Caballero de Mérito por Real Orden Noruega