Provincia

Tras el parón ocasionado por el COVID-19

El Museo-Palacio Álvaro de Bazán en Viso del Marqués reabre al público el 1 de julio

En horario de martes a viernes de 9:00 a 13:00 horas; y sábados y domingos, de 10:00 a 13:00 horas

La Comarca

26/06/2020

(Última actualización: 27/06/2020 13:46)

Imprimir

El Instituto de Historia y Cultura Naval (IHCN) comunica que el próximo miércoles, día 1 de julio, el Museo-Palacio Álvaro de Bazán, en Viso del Marqués (Ciudad Real), abrirá nuevamente sus puertas, en horario de martes a viernes de 9:00 a 13:00 horas; y sábados y domingos, de 10:00 a 13:00 horas.

Con la finalidad de que todos los visitantes puedan seguir disfrutando con total garantía para su seguridad e higiene, de cara a la prevención de contagio por COVID-19, su estancia en el recinto se desarrollará observando en todo momento las medidas y recomendaciones de las autoridades sanitarias y culturales: aforo limitado, uso obligatorio de mascarilla, mantenimiento de distancia de seguridad de 2 metros, evitar tocar superficies, entre otras.

Un poco de historia

El Archivo–Museo Álvaro de Bazán se encuentra en el palacio renacentista de los Marqueses de Santa Cruz, en Viso del Marques (Ciudad Real). El Palacio sufrió un importante deterioro durante la invasión francesa, y fue posteriormente granero, escuela y cuartel, hasta que en el año 1948 y dada la vinculación de la familia de los marqueses de Santa Cruz con la Marina, lo cedieron en renta a la Armada por el simbólico alquiler de una peseta al año durante 90 años. La Armada lo restauró y acondicionó como museo para albergar el Archivo General de la Marina, un archivo histórico, declarado nacional, que guarda 80.000 legajos con información relativa a la historia de la Marina desde 1784 hasta la Guerra Civil.

El Museo

El Palacio de los Marqueses de Santa Cruz fue construido entre los años 1564 y 1586 por orden de Álvaro de Bazán, primer Marqués de Santa Cruz y almirante de la Marina, quien debido a sus largas estancias en Italia e influenciado por los gustos de la época, contrató un selecto grupo de artistas italianos para la obra. Su ubicación, en plena Mancha, responde al deseo del almirante de fijar su residencia en un punto estratégico equidistante de la corte madrileña y de las bases de sus escuadras, en Cádiz, Cartagena y Lisboa.

La puerta principal está formada por un arco de medio punto y dos grandes columnas de orden dórico, con amplia base y pedestal, que sustentan el cornisamento sobre el que se halla el amplio balcón con balaustrada y con remate efímero del escudo de los Bazán.

El aspecto exterior de esta gran casa no demuestra la magnificencia y riqueza artística que guarda en su interior. En el exterior se echan en falta las cuatro torres que debió tener el Palacio tal como nos confirma el libro Población General de España, publicado en 1747, ocho años antes del terremoto de Lisboa. El Palacio consta de dos plantas y la mayoría de sus salas, así como las galerías alta y baja, incluida la escalera, están pintadas al fresco. Esta decoración mural lo convierte en el conjunto pictórico español que mejor representa la mitología clásica. Guarda, además, pinturas de carácter épico narrativo, de la historia romana, de linajes o carácter familiar, religiosas y de grutescos.