Puertollano

También solicita ocho años de libertad vigilada y una indemnización de 20.000 euros para la víctima

La Fiscalía pide doce años de cárcel para un hombre por agresión sexual en Puertollano

El acusado, que amenazó con apuñalar y amortajar a la víctima, cuenta con condenas anteriores por violación, homicidio y violencia doméstica

Javier Rubio

25/06/2020

(Última actualización: 25/06/2020 21:01)

Imprimir

La Fiscalía de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha pedido doce años de prisión e inhabilitación absoluta para un hombre por un delito de agresión sexual con el agravante de reincidencia cometido en Puertollano en 2017.

Asimismo, se solicita la imposición de la medida de libertad vigilada durante ocho años con la obligación de participar en un programa de educación sexual y la prohibición de acercarse a la víctima, a su domicilio o a su lugar de trabajo a menos de 200 metros, así como de comunicarse con ella por cualquier medio.

Por último, la Fiscalía pide que el acusado indemnice a la víctima con 20.000 euros más intereses por daños morales, así como que afronte las costas del procedimiento judicial.

El acusado responde a las iniciales J.A.C., nació en 1962 y cuenta con condenas anteriores por violación, homicidio y violencia doméstica.

Los hechos

El 25 de noviembre de 2017, la víctima, M.R.R.R., coincidió con el acusado en el domicilio de una amiga común en Puertollano, proponiéndole este que realizase tareas de limpieza en su casa. Dos días después, el acusado la llamó por teléfono para que empezase a limpiar ese mismo día en el domicilio que él compartía con su madre, de avanzada edad, en Puertollano, lo cual M.R.R.R. aceptó por 14 euros la hora. Ese mismo día, a las 21:00 horas, el acusado propuso a M.R.R.R. seguir limpiando al día siguiente y quedarse a pasar la noche en la casa para no tener que madrugar, lo cual ella también aceptó.

Allí, ambos consumieron cuatro micras de heroína y el acusado comenzó a mostrarse excesivamente cariñoso, pidiendo a M.R.R.R. mantener relaciones sexuales, algo que ella rechazó. Ante la negativa, J.A.C. empezó a mostrarse autoritario y agresivo, agarrando a la víctima fuertemente de los brazos y del cuello hasta conseguir tumbarla en la cama. Al tiempo, con intención de amedrentarla le dijo, portando una navaja en el bolsillo del pantalón que, si gritaba y despertaba a su madre, que pernoctaba en dicho domicilio, la apuñalaría y amortajaría.

Ante la resistencia de la víctima, el acusado le propinó dos bofetadas, tapándole la boca y sujetándole los brazos hasta conseguir finalmente bajarle la ropa interior, penetrándola vaginalmente, sin preservativo, hasta eyacular.

Poco tiempo después, y sin dejar que M.R.R.R. se levantara de la cama, volvió a instar a esta a mantener relaciones sexuales, negándose ésta. Aun así, el acusado no dejó de realizarle tocamientos, sin dejarle marchar del citado domicilio, obligándole a consumir transilium, que ella escupía.

Sobre las cinco de la madrugada, J.A.C. agarró a la víctima fuertemente de los brazos y la sacó del domicilio, proponiéndole ir a adquirir más sustancia estupefaciente, llegando ambos hasta otro domicilio de Puertollano en el que, en un descuido del acusado, M.R.R.R. logró escapar, personándose en comisaría para denunciar los hechos, sin que constase que había sufrido lesiones físicas.