Región

Elaborada por la asociación Hispania Nostra

El castillo de Santisteban, en San Martín de Pusa (Toledo), pasa a la Lista Roja del Patrimonio

Se trata de una pequeña fortaleza del siglo XII que domina el río Pusa

La Comarca

01/06/2020

(Última actualización: 01/06/2020 22:21)

Imprimir

En las ruinas del castillo de Santisteban, en San Martín de Pusa (Toledo) se encontró hace mucho tiempo una piedra cuadrada con cruces inscritas a la manera de la Orden de San Juan, por lo que se considera que en su momento, el bastión pudo pertenecer a esa orden, a la que se conoce también como la Orden de los Caballeros Hospitalarios o de Malta.

Pero eso fue hace mucho tiempo. El castillo, pese a estar catalogado como un BIC, se encuentra ahora en estado de ruina progresiva. Uno de los dos paños que se conservan de la torre, el este, ha sufrido varios desprendimientos desde el año 2003. El paño sur de la torre se encuentra en una situación más estable.

Por estos motivos acaba de ser incorporado a la Lista Roja del Patrimonio (listarojapatrimonio.org) que elabora la asociación Hispania Nostra.

A pesar de contar con pocos datos certeros acerca del castillo de Santisteban, se conoce que data del siglo XII y que probablemente formó parte de las defensas que, tras la conquista de Toledo por Alfonso VI, se fueron levantando con la finalidad de afianzar la frontera castellana frente a los musulmanes de Al-Ándalus. Pasado este periodo, la fortificación perdió su utilidad.

En el siglo XIV el inmueble perteneció a la familia de los Gómez de Toledo, pasando posteriormente a ser propiedad de los Marqueses de Malpica y los Duques de Arión, señores de Valdepusa.

En el siglo XVI, el castillo ya se encontraba abandonado, facilitando así su progresiva ruina.

Se trata de una construcción emplazada en una óptima posición estratégica, en una especie de cerro testigo que domina el valle del río Pusa. En base a los escasos restos conservados del recinto, construido en su mayoría a base de cantos rodados unidos con cal y arena, parece que fue una fortificación pequeña, de planta cuadrangular con una torre rectangular de gran altura en su lado oeste. De dicha torre se conservan dos paños, uno de los cuales se encuentra en muy mal

estado. La torre no cuenta con saledizos, adarve o almenas. La puerta principal del castillo debió estar situada al oeste, ya que la rampa de acceso que rodea el cerro termina en este lateral.