Región

A través de una carta enviada al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

La Fundación Savia solicita al Gobierno una estrategia para el medio rural

Las personas que viven en las zonas rurales se encuentran en diversos aspectos en precario y las convierte en un colectivo vulnerable, aseguran

La Comarca

26/05/2020

(Última actualización: 27/05/2020 09:31)

Imprimir

La Fundación Savia ha remitido una carta al Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, solicitando trazar una estrategia a medio plazo para el medio rural. Las personas que viven en las zonas rurales se encuentran en diversos aspectos en precario y las convierte en un colectivo vulnerable.

Todas las semanas se celebran reuniones telemáticas entre los presidentes del autonómicos y el gobierno central, y en ninguna de ellas se ha tratado este asunto. “El despoblamiento rural no es un problema, es el efecto de muchos problemas”, dicen en su carta a Pedro Sánchez.

El mundo rural necesita de un plan de actuación con fechas concretas, y así se lo han hecho saber al Presidente del Gobierno. La situación y el diagnóstico son claros, y por ello, solicitan que se incluya el despoblamiento en la agenda del gobierno y se de traslado a las entidades autonómicas, que están realizando “desarrollos normativos y anuncios que pueden suponer un despilfarro del tiempo y recursos con escasos resultados”.

La Fundación Savia da traslado en su escrito al Presidente del Gobierno de una serie de medidas para mejorar la vida de las personas que viven en el medio rural y “sin cuya labor no sería posible la vida en el medio urbano”, afirma Francisco Casero presidente de la Fundación Savia.

Las propuestas de la organización se resumen en digitalización, mejorando el funcionamiento de trámites y gestiones administrativas vía electrónica; un cuerpo de funcionarios rural, incentivando a aquellos profesionales que trabajen en las zonas rurales; establecimiento de una fiscalidad rural; municipalismo, con unos servicios comarcales dignos; disponibilidad de vivienda, con un plan de restauración y acceso a la vivienda en los pueblos; industria familiar, que necesita un impulso y revisiones legales que la doten de agilidad y competitividad; Educación, trasmitiendo a los jóvenes la importancia de que desarrollen y apliquen sus conocimientos en su territorio; abordar la crisis climática con un planteamiento desde lo rural, adoptando medidas que permitan contribuir a combatir este gran reto colectivo; y, por último, movilidad, dotándolo de una adecuada red de carreteras y caminos, de conexiones ferroviarias.

El futuro del medio rural y el de todos pasa por garantizar un mundo rural vivo, poblado. Que genere aire, agua, clima, paisaje, y también nos siga proveyendo de tantos productos esenciales que, como hemos comprobado en estos días es imprescindible que se sigan produciendo en lugares cercanos a su consumo”, concluye su carta la Fundación Savia.

Carta enviada al presidente del Gobierno

Estimado Presidente:

Nunca como hasta ahora se van venido celebrando tantas reuniones con los presidentes autonómicos, usted mismo lo recuerda en muchas de sus intervenciones. Sin duda las circunstancias así lo aconsejan y es bueno y necesario que el diálogo y los encuentros sean habituales, son muchos e importantes los asuntos a tratar.

Hemos seguido con atención las noticas en las últimas semanas y si bien es cierto, la urgencia sanitaria requería la máxima exigencia y atención, también es verdad que hay otros temas que deben seguir avanzando para que determinados problemas no se agraven con las derivadas de la crisis sanitaria. Lamentablemente no sabemos cuánto va a durar y si habrá rebotes, por ello, deben trazarse estrategias a medio plazo para impedir que los colectivos vulnerables lo sean aún más.

Uno de estos colectivos, que venimos diciendo desde hace años que se encuentran en diversos aspectos en precario y por tanto son vulnerables, son las personas del medio rural, las mujeres y hombres de nuestros pueblos que vienen reclamando desde hace tiempo infraestructuras, garantías de servicios públicos básicos como sanidad y educación, que necesitan de comunicaciones, que la administración pública sea más cercana.

El despoblamiento rural no es un problema, es el efecto de muchos problemas. Echamos en falta que se trate este asunto en las conferencias de presidentes de los domingos, también en el debate político y parlamentario. Las mujeres y hombres de nuestros pequeños pueblos, de nuestras sierras es un colectivo vulnerable que pueden sentirse ahora y en los próximos meses más solos que nunca.

Desde la creación del Comisionado del Reto Demográfico venimos formulando propuestas, con un mensaje muy claro: ya conocemos bien la situación y el diagnóstico, es hora de poner en marcha medidas que reviertan la actual sangría que sufre nuestro territorio. Un plan de acción con fechas concretas.

Solicitamos que incluya el despoblamiento en su agenda de gobierno y la traslade a las Comunidades Autónomas, tiene que ser una responsabilidad compartida por todos que necesita también una coordinación.

Estamos asistiendo al florecimiento de estrategias autonómicas, desarrollos normativos y anuncios que en la práctica puede suponer un despilfarro de tiempo y recursos con escasos resultados.

En nuestra opinión, algunas medidas que serían eficaces y beneficiosas para el medio rural son las siguientes. Nos gustaría que por favor las valoraran y junto a otras, formasen parte de un portafolio de acción de políticas transversales que mejoren las perspectivas de la gente del campo, sin cuya labor no sería posible la vida en el medio urbano.

1.- Digitalización. Mejorar el funcionamiento de trámites y gestiones administrativas vía electrónica es un objetivo claro. Restaría importancia al centralismo burocrático urbano. Mejoraría la estima y la identidad, optimizaría tiempos y costes.

2.- Cuerpo de funcionarios Rural. Establecer incentivos para que maestros, médicos, bomberos, policía,.., que vivan en el lugar de trabajo. Reforzaría la calidad del tejido social, haría líderes de opinión y prescriptores del territorio. Permitiría su arraigo en los pueblos lo que conlleva una calidad de la vida social de los pueblos y evitar miles de desplazamientos innecesarios.

3.- Fiscalidad rural. Mecanismos que corrijan la menor competitividad de los emprendedores rurales. Hacer atractivo las actividades profesionales y empresariales en lugares remotos. Incorporar el concepto de discriminación positiva para las actividades que, además de generar productos de calidad, aportan bienes públicos a la sociedad (agua, aire, paisaje, energía). Que exista un verdadero contrapunto desde el ámbito fiscal que contraponga los beneficios de la actividad económica en el medio rural frente al desarrollismo urbano.

4.- Municipalismo. Dotar de fuerza las entidades locales como agentes clave de dinamización social y económica. Revisar la ley de contratos. Mejorar el urbanismo mediante la creación de la figura del interventor municipal de urbanismo. Contar con unos Servicios comarcales dignos que resuelvan los problemas de los ciudadanos de forma ágil y en el propio territorio.

5.- Disponibilidad de vivienda. Contar con una vivienda digna sigue siendo uno de los grandes retos de nuestros pueblos, a pesar de que se cuenta con un parque de viviendas más que suficiente. Debe ponerse en marcha un plan de restauración y acceso a la vivienda en los pueblos con criterios de respeto del patrimonio que vuelvan a llenar de vida los núcleos rurales. En el medio rural no existe un problema de existencia de viviendas sino de disponibilidad.

6.- Industria familiar. Generar empleo y riqueza en sectores vinculados al territorio es la mejor manera de arraigar las personas al mismo. La industria familiar vinculada al sector agroalimentario necesita un impulso y revisiones legales que la doten de agilidad y competitividad. Por ejemplo, como venimos reclamando desde hace años, que se permita el funcionamiento de mataderos móviles.

7.- Educación. Es necesario que los jóvenes reciban una formación académica sólida, pero en su ciclo de crecimiento profesional y personal es necesario transmitirles la importancia de que desarrollen y apliquen esos conocimientos en su territorio. Es necesario que incorporemos como objetivo específico de la formación de los jóvenes el retorno, tras su educación académica a su propio territorio.

8.- Abordar la crisis climática con un planteamiento desde lo rural, esto es, adoptar medidas que permitan, gracias a la experiencia y resiliencia de las mujeres y hombres del campo, contribuir de manera decisiva a combatir este gran reto colectivo cuyos beneficios son para todos.

9.- Movilidad. El medio rural necesita un plan de movilidad que vaya más allá de la construcción de grandes autovías. Dotarlo de una adecuada red de carreteras y caminos, de conexiones ferroviarias que favorezca una movilidad de proximidad ágil y rápida beneficia a las personas, al territorio, a todos.

Nuestro mundo rural, que es el de todos, su presente, su futuro, requiere que tengamos como idea central un planteamiento de un mundo rural de vida. Desde hace siglos nuestro territorio ha estado intervenido, hemos modelado el paisaje, ahora que nuestro territorio está antropizado, sigue necesitando de nuestra mano diaria, por ello, el futuro del medio rural y el de todos pasa por garantizar un mundo rural vivo, poblado. Que genere aire, agua, clima, paisaje, y también nos siga proveyendo de tantos productos esenciales que, como hemos comprobado en estos días es imprescindible que se sigan produciendo en lugares cercanos a su consumo.

Todo nuestro ánimo en esta complicada situación. Un cordial saludo,

Francisco Casero Rodríguez

Presidente Fundación Savia por el Compromiso y los Valores