Puertollano

Según las declaraciones de Benjamín Llaneza, CEO de Aurinka PV Group

Aurinka quiere fabricar en Puertollano obleas más baratas que las asiáticas

Llaneza: “La primera fase, que requiere una inversión relativamente baja, de apenas 8 dígitos, es necesaria para que el inversor pudiera evaluar el enorme potencial. Entonces pondríamos en marcha la fase dos, y seríamos imbatibles”

La Comarca

23/05/2020

(Última actualización: 23/05/2020 20:21)

Imprimir

La fábrica de módulos de Aurinka en Puertollano (Ferrosolar) “está lista para empezar a funcionar a finales de año con un novedoso proyecto patentado de purificación de silicio apto para la fabricación de obleas destinadas a paneles fotovoltaicos que reduce considerablemente el coste en fabricación de módulos fotovoltaicos y con una huella de carbono que apenas supone la quinta parte de la generada por el procedimiento habitual”.

Según el artículo publicado por Pilar Sánchez Molina, responsable de contenidos de la plataforma española de España de pv magazine, España fabrica obleas más baratas que las de Asia, con la misma calidad y una quinta parte de huella de carbono. Por ese motivo y a la vista de sus “buenos resultados”, Aurinka PV Group decidió “desarrollar un proyecto ubicado en Puertollano que requería una inversión de casi 60 millones de euros y que fue muy bien recibido”: el programa REINDUS del Ministerio de Industria le otorgó la máxima puntuación obtenida ese año, 2016. Pero es también en Puertollano, donde la fase actual contempla la creación de 150 empleos directos para producir 2.000 toneladas al año, que son unos 430 MW de módulos, donde la compañía necesita encontrar un inversor para desarrollar el proyecto completamente.

Benjamín Llaneza, CEO de Aurinka PV Group creada en una joit-venture de esta compañía con Técnicas Reunidas y Gestamp, explica a Pilar Sánchez en su artículo sobre la fábrica de Puertollano que “la primera fase, que requiere una inversión relativamente baja, de apenas 8 dígitos, es necesaria para que el inversor pudiera evaluar el enorme potencial. Entonces pondríamos en marcha la fase dos, y seríamos imbatibles”. Los datos certificados del proyecto son muy claros ya que “solo la fabricación implica una quinta parte de la huella de carbono de un producto similar fabricado en Asia, sin considerar el transporte” y, además, desde el punto de vista del consumo de energía, “si un proceso medio requiere 85 kWh por cada kg fabricado, nosotros estamos en 25 kWh por kilo y aún tenemos recorrido de mejora, estamos empezando”.

Fue entonces, según Llaneza, cuando se comenzó a construir la nave y a desarrollar la maquinaria para fabricar lingotes de silicio de grado metalúrgico con “un proceso energéticamente eficiente y sostenible, no estamos destilando la roca, la fundimos y retiramos impurezas”. La tecnología es propia, “100% española y patentada. Estábamos muy contentos por la posibilidad de reflotar esa industria en la que España era puntera”.

Una nueva tecnología con la que para Aurinka “es posible fabricar módulos en España, de la misma calidad que los mejores módulos asiáticos, y a mejor precio” y, con suerte, será también en Puertollano.