Nacional

Pedro Hojas critica que CEOE-CEPIME lamente ahora la falta de diálogo

UGT FICA alerta de que la industria del automóvil "se encuentra en estado de alarma"

Ha reclamado al Ministerio de Industria que pase de las buenas palabras a los hechos y adopte medidas urgentes para reactivar el sector de automoción y facilitar la progresiva incorporación de trabajadores a sus puestos de trabajo

La Comarca

21/05/2020

(Última actualización: 21/05/2020 20:25)

Imprimir

El secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Pedro Hojas, ha alertado de la situación de alarma en que se encuentra la industria del automóvil en nuestro país y ha reclamado al Ministerio de Industria que pase de las buenas palabras a los hechos y adopte medidas urgentes para reactivar el sector de automoción y facilitar la progresiva incorporación de trabajadores a sus puestos de trabajo.

“La industria automovilística se encuentra en un momento de tormenta perfecta” ha advertido en rueda de prensa, una realidad “que veníamos arrastrando de situaciones anteriores muy complicadas previas a la pandemia del COVID”. De hecho desde UGT FICA “ya veníamos alertando de que se estaba perdiendo empleo, sobre todo temporal, aunque también comenzaba a afectar al fijo, tanto en las plantas montadoras de vehículos como en los proveedores”. El COVID ha agravado la situación hasta el punto de que “la tormenta ya está aquí” y por ello “exigimos la adopción de medidas de urgencia para el sector por parte de las administraciones, encabezada por el Ministerio de Industria”.

Pedro Hojas ha recordado el peso de la industria del automóvil en el conjunto de la economía, que representa el 10% del PIB del total, el 15% si se incluyen a los concesionarios y talleres, y los cientos de miles de trabajadores y trabajadoras directos e indirectos que dependen de la buena marcha del sector.

Ha señalado que desde UGT FICA “llevamos muchos años advirtiendo que una de las mayores debilidades de nuestras plantas es que las decisiones de las marcas automovilísticas no se toman en nuestro país sino en las sedes de los grupos”. Por ello necesitamos que el Gobierno “siga demostrando su apuesta por un sector competitivo similar a la que se adoptó con ocasión de la crisis de 2008 cuando empresas, administraciones públicas y sindicatos trabajamos unidos para evitar que ninguna planta de las existentes en nuestro país cerrara”.

Ha insistido en que el sector no puede esperar más ya que, por su volumen y repercusión en el conjunto de la economía, la recuperación no va a ser automática. “La demanda va a tardar en recuperarse, según las previsiones, al menos hasta el año 2022”, y por ello “necesitamos mecanismos de estímulo a la demanda para que se produzca esa recuperación. Hay que tomar medidas ya para facilitar este tránsito”.

El secretario general de UGT FICA ha subrayado que una de las medidas que deben facilitar la recuperación del sector son los ERTEs, “pero consideramos que el acuerdo, que llega hasta el 30 de junio, se queda escaso” y por eso “necesitamos una ampliación de los expedientes, y que se extiendan en el tiempo con una desescalada para que las empresas puedan volver a incorporar a los trabajadores según vaya mejorando la demanda”. Sin esta figura “mucho me temo que los datos del paro se pueden incrementar de una forma gravísima. Y se trata de puestos de trabajo de calidad, con condiciones dignas y protección social”.

A este respecto, Pedro Hojas ha recordado que desde UGT FICA hemos planteado que se apruebe “una figura extraordinaria de los ERTEs que alcance, al menos, hasta finales de este año para facilitar la desescalada, sobre todo en los primeros meses, y que los trabajadores puedan ir incorporándose progresivamente a sus puestos de trabajo". Ha confiado en que el Gobierno “sea sensible a esta propuesta ya que la recuperación del sector no va a ser inmediata a como estaba el 14 de marzo. Necesitamos convertir las nuevas tecnologías y la introducción de la robotización y el vehículo eléctrico en una oportunidad para el sector”.

UGT FICA va apoyar al sector con toda su fuerza y necesitamos que todos los agentes que intervienen en esa industrla la apoyen para que las grandes empresas automovilísticas que están adoptando ahora las decisiones sobre el futuro de los nuevos modelos perciban un “entorno amable” y que España apuesta por el sector del automóvil.

Ha señalado que, además de medidas a corto plazo a través de los ERTEs para reactivar la demanda, necesitamos también “medias a medio y largo plazo” ya que “estamos hablando de un sector hipercompetitivo”, que innova constantemente de cara a cumplir los protocolos medioambientales, la descarbonización, la conectividad, la nueva movilidad, etc. Por ello, “hay que facilitar el tránsito e incentivar la demanda inmediatamente para trasladar un mensaje de apoyo al sector a corto, medio y largo plazo”.

A este respecto, ha reclamado que al Gobierno “que actúe ya, y que el Ministerio de Industria pase de las buenas palabras a los hechos. No podemos esperar más. Los grandes grupos están tomando ya decisiones que afectan al futuro de las plantas y el Ministerio de Industria tiene que imponerse en el Gobierno para poner en valor las necesidades del sector y coordinar las medidas que estamos reclamando.

Entre las medidas de ayuda a las empresas, ha recordado que otros países europeos como Francia o Alemania están hablando de inyectar miles de millones en ayudas directas al sector. Por ello, el Gobierno debe propiciar figuras fiscales vinculadas a la innovación y del desarrollo tecnológico pero también ayudas directas a las empresas, tal y como quieren hacer otros países y como se ha hecho en otros sectores. Estas ayudas “deben ir dirigidas a incentivar a los segmentos de vehículos que se fabrican en nuestro país, cumpliendo la normativa fiscal comunitaria y la medioambiental”. Se trata de “buscar fórmulas para primar la venta de los productos que fabricamos en nuestro país para ayudar a la reactivación de las plantas”.

Igualmente, reclamamos planes de formación y de reciclaje para los trabajadores y trabajadoras que se están viendo ya afectados por la introducción de la Industria 4.0, la digitalización y la transformación de los vehículos tradicionales a ecológicos para facilitar su continuidad en el sector.

Acuerdo para derogar la reforma laboral

Sobre el acuerdo alcanzado por el Gobierno y Bildu para derogar las partes más lesivas de la reforma laboral, el secretario general de UGT FICA ha valorado a preguntas de la prensa que“ el fondo lo vemos bien porque defendemos su derogación pero, más allá de los acuerdos políticos legítimos que se alcancen entre las fuerzas parlamentarias, lo que dicta el sentido común es que cualquier medida que pueda afectar al mundo laboral debería canalizarse a través de las mesas de diálogo social en marcha. Creo que las formas son mejorables y debieran evitar el ruido mediático que puede entorpecer el diálogo social”.

Por otro lado, ha criticado el contenido del comunicado de CEOE-CEPIME en la medida en que las patronales españolas no criticaron en su día la reforma laboral que el PP impuso unilateralmente sin pasar por ninguna mesa de diálogo social. ¿Dónde estaba ese comunicado en el año 2012? En su momento eché en falta un comunicado igual de duro por parte de la patronal”.

Situación preocupante de las plantas automovilísticas

El secretario general de UGT FICA ha recordado que “Nissan lleva 20 día en huelga sin que por el momento hayamos tenido respuestas positivas y con un grave riesgo de posible cierre de instalaciones”. Desde UGT FICA, no lo vamos a permitir. “Hemos exigido al Ministerio de Industria y a la Generalitat de Catalunya que tomen cartas en el asunto y que se muevan para no permitan el cierre de las plantas de Nissan en Catalunya”. Desde el Sindicato “llevamos tiempo trabajando y exigiendo a la compañía que asegure el futuro de las plantas” y ha señalado que “la situación es actual es consecuencia de la falta de proyectos y de políticas para hacer más atractivas las factorías catalanas y de la falta de compromiso de la empresa hacia las plantas españolas. No podemos permitirlo”. Ha insistido en que “la Unión Europea no puede permitir que se tomen decisiones de cierres de factorías en el territorio europeo, y España forma parte de la UE”. Y desde luego “en ningún caso se pueden primar factorías que ya están fuera de la UE con ayudas europeas al sector automovilístico, como es el caso de la planta de Nissan en Sunderland (Gran Bretaña). Pedimos el compromiso de la UE y al Gobierno que exija a la UE ese compromiso en defensa de las plantas de Nissan en Catalunya”.

Ha repasado la situación de empresas como IVECO Madrid y Valladolid, en la que ya se está hablando de probables medidas traumáticas para las plantillas, tipo ERTEs e incluso EREs, y del grupo Volkswagen, que ha tenido una pérdida importante de ventas durante estos meses. Precisamente sobre Volkswagen ha alertado de que “está tomando una serie de decisiones con relación a SEAT sobre la posibilidad de quitar el desarrollo de proyectos que tenían adjudicados relacionados con el vehículo eléctrico y otras plataformas”. Desde UGT FICA “estamos exigiendo al Grupo siga apostando por SEAT Martorell.

Sobre la situación de Ford ha señalado “que estamos ya negociando expedientes de extinción de trabajadores y no podemos continuar así. Hay que tomar medida de apoyo”.

Sobre Renault, ha insistido en que la Unión Europea debe impedir anuncios como los realizados por el Gobierno francés de que va a inyectar ayudas económicas directas a cambio de que se reubiquen o nacionalicen las producciones de sus marcas. “Anuncios como el del gobierno francés pueden generar un dumping social entre países de la UE. Nuestras plantas han demostrado sobradamente que son de las más competitivas que tienen tanto el Grupo Renault como el Grupo PSA, y por ello estamos muy en contra de las decisiones que está anunciado el Gobierno francés”.

Finalmente, ha recordado la situación gravísima en la que se encuentra los concesionarios con las ventas paralizadas y la mayoría de los trabajadores en situación de ERTEs y con poca demanda” y ha reclamado medidas que faciliten su reactivación.