Daimiel

Por el momento, han vuelto a usar las bandejas la hamburguesería Zaro´s, la cafetería Pan Real, y el Bar Ayala

‘El Parterre’ de Daimiel recobra vida tras la reapertura de las terrazas

En el estreno “hubo trabajo” sin muchos agobios, pero con gente “hasta las doce de la noche”, comentaba Rufi con entusiasmo. El primer día de reapertura en Pan Real también estuvo animado. “La gente tenía ganas de nuestro café, que no es cómo el de casa. Despacito, pero bien”, señala María José Alegre

La Comarca

19/05/2020

(Última actualización: 19/05/2020 22:46)

Imprimir

‘Los niños de las bolas’ y ‘La Manola’ tienen más compañía desde este lunes. Con la entrada en fase 1, algunos de los negocios hosteleros que tienen terraza en el Parterre han vuelto a colocar sus mesas y sillas. Obviamente respetando el 50% del aforo que podrían ocupar, con una distancia mínima de dos metros entre las mesas y desinfectando el mobiliario después de cada uso.

Por el momento, han vuelto a usar las bandejas la hamburguesería Zaro´s, la cafetería Pan Real, y el Bar Ayala.

Esta mañana del martes, a la hora del desayuno, había movimiento en todas ellas. “Teníamos ganas de tomarnos un café juntas”, comentaban dos clientas del Ayala. Se han animado porque “el tiempo acompaña” y porque estos meses de confinamiento se han hechos largos, confiesa una de ellas. No obstante, ambas coincidían en que además de la garantía que ofrecen los establecimientos, los clientes “tenemos que ser responsables y colaborar en esas precauciones” a la par.

Rufino Ruiz, ‘Rufi’, ha vuelto a trabajar acompañado de su mujer Sagrario en la cocina. Solo los dos “hasta que veamos cómo funciona la cosa”. En el estreno “hubo trabajo” sin muchos agobios, pero con gente “hasta las doce de la noche”, explicaba con entusiasmo.

De todas las medidas obligatorias y tras la experiencia del lunes, el balance es positivo, aunque hará falta algo más de tiempo para que nos acostumbremos a preguntar antes de sentarnos en unas sillas libres. La competición por ocupar una mesa en el Parterre tendrá que estar supeditada al visto bueno del camarero tras su desinfección. “Eso es lo que creo que más va a costar al principio”, reseñaba.

Otro cambio importante, al menos en la terraza del Ayala, será la impresión de un código QR en las mesas. Cuando “próximamente” esté en funcionamiento, el cliente podrá acceder desde su móvil a una aplicación donde le aparecerá la carta de bebidas y comida y del bar y podrá pedir directamente sin esperar. “Se convertirá en un camarero más”, resume Rufi.

La tecnología parece que puede ayudar a un sector que igualmente ha tenido un tratamiento preferente en las medidas de apoyo municipales a autónomos y empresas. El Ayuntamiento de Daimiel ha eliminado el pago de la tasa de terrazas para este año. Una medida que agradecía Rufi, como otra más: la posibilidad de que los hosteleros del Parterre pueden usar las tomas públicas de agua para limpiar más a fondo sus zonas, y “así colaborar con el trabajo diario del personal del ayuntamiento.

Desde Pan Real, María José Alegre, que gestiona este negocio desde hace tres años, valora del mismo modo esa exención fiscal. De la misma manera, vería con buenos ojos que se les permitiera ocupar más espacio para poner más mesas, a la vez que se respeta la distancia de seguridad. “Esta situación va a afectar a nuestra cuenta de resultados”, y por eso entiende que hay que pensar ese tipo de medidas. “Sería lo suyo”, manifiesta.

En su caso, el primer día de terraza también estuvo animado. “La gente tenía ganas de nuestro café. Despacito, pero bien. Todavía se nota que hay miedo, pero respetando las medidas no pasará nada”, explica.

Parejas, familias, trabajadores que hacían una pausa en su jornada, ávidos lectores de prensa y hasta la celebración del cumpleaños de un abuelo, con sus hijas y nietos, se veían este martes en un Parterre que, poco a poco, se parece más al que tuvimos que abandonar corriendo para proteger nuestra salud y nuestro sistema sanitario. Hasta ‘La Manola’ y sus pequeños vecinos juguetones de las canicas parece que ya sonríen algo más.