Región

Alerta del “exceso de burocracia” durante el confinamiento

ANPE exige a la Consejería de Educación que reduzca el número de tareas administrativas que "están dificultando la labor docente"

La situación de crisis ocasionada por el brote de COVID-19 ha provocado la suspensión de la actividad educativa presencial, que ha obligado a los docentes a continuar con su labor en unas condiciones laborales, sociales y personales excepcionales

La Comarca

18/05/2020

(Última actualización: 20/05/2020 09:36)

Imprimir

Comunicado de prensa de ANPE:

Haciéndose eco del clamor unánime de los docentes, ANPE Castilla-la Mancha denuncia la gran carga burocrática que el profesorado viene realizando estas semanas de confinamiento y exige a la Administración educativa que disminuya las tareas burocráticas y administrativas que los docentes tienen que realizar a diario y que han aumentado en exceso durante este último trimestre del curso.

La situación de crisis ocasionada por el brote de COVID-19 ha provocado la suspensión de la actividad educativa presencial, que ha obligado a los docentes a continuar con su labor en unas condiciones laborales, sociales y personales excepcionales, que han supuesto un esfuerzo extra para atender y dar respuesta a todos sus alumnos y alumnas durante este último trimestre del curso escolar.

Durante estos dos meses, la administración educativa ha ido estableciendo una serie de decretos, órdenes y resoluciones con un sinfín de instrucciones que el profesorado ha ido recibiendo a lo largo de este tiempo y que además, en algunos casos, han tenido que interpretar y concretar para poner en práctica

Instrucciones, adicionales a las existentes, que afectan a las programaciones didácticas, a los procesos de evaluación, promoción y titulación del alumnado. Los docentes han tenido que cambiar por completo sus programaciones, adaptando la metodología y las actividades para garantizar la continuidad del curso; así como ajustar los criterios de evaluación, de calificación y de recuperación de todo el alumnado; o elaborar informes individualizados para cada alumno y alumna, entre otras tareas.

Este exceso de burocracia, unido al enorme esfuerzo que los docentes están haciendo para garantizar la continuidad de la actividad lectiva durante el Estado de Alarma, atendiendo, en muchos casos, a los alumnos a lo largo de todo el día para adaptarse a los diferentes horarios de las familias, está llevando a la mayoría del profesorado a una exigencia psicológica y emocional que podría tener consecuencias sobre su estado de salud.

Por ello, ANPE denuncia que la administración educativa está obviando esta difícil situación, sobrecargando aún más a los docentes, dificultando su labor y su propia conciliación familiar; un hecho que está obligando, en muchos casos, a que los profesores y profesoras tengan que dedicar muchas más horas laborales de las que les corresponden.