Puertollano

En el balance de su trabajo desde el inicio de la pandemia

Los voluntarios de Protección Civil de Puertollano advierten que "pasar de fase no significa que el virus ha desaparecido"

Al inicio del estado de alarma tuvieron “mucho trabajo de golpe” transformando el pabellón polideportivo “Paqui Moreno” en residencia para transeúntes y personas sin techo de Puertollano y encargándose prácticamente de toda su gestión

La Comarca

16/05/2020

(Última actualización: 16/05/2020 20:27)

Imprimir

La Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Puertollano advierte que “el pasar de fase no significa que el virus ha desaparecido” dentro del balance que han realizado de los servicios que han prestado desde el momento en el que se decretó el estado de alarma, que significó para este colectivo “mucho trabajo de golpe” transformando el pabellón polideportivo “Paqui Moreno” en residencia para transeúntes y personas sin techo de Puertollano, encargándose prácticamente de toda su gestión en suministros, avituallamiento y seguridad sanitaria que tuvieron que volver a configurar extremando las medidas después de que uno de los acogidos diese positivo en Covid19.

Además de, entre otras muchas tareas como el reparto de alimentos y medicamentos de la mano de los servicios sociales del Ayuntamiento, prestar su apoyo logístico para hacer posible que el material sanitario necesario llegase, después de recogerlos de los donantes, tanto a las costureras voluntarias, que fabricaban mascarillas, batas, etc., como al colectivo Corona Makers comarca de Puertollano que se encargaba de las pantallas protectoras o al laboratorio del CNH que les suministraba también gel hidroalcohólico, hacer acopio de todo ello una vez terminado y después repartirlos entre todos aquellos lugares donde eran altamente demandados. “No os imagináis la cantidad de voluntarios totalmente altruistas que tenemos en nuestra población” señalan desde la agrupación.

Una ardua tarea la que han llevado a cabo los voluntarios de Protección Civil que queda reflejada, junto a sus agradecimientos, en la siguiente publicación:

Agrupación Protección Civil Puertollano Voluntarios

Cuando llevamos más de 60 día de confinamiento y el lunes que viene entramos en la fase 1 del estado alarma, no estaría de más ahora que tengo un rato libre enumerar los servicios prestados por la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Puertollano.

Empezamos con mucho trabajo de golpe, se nos venía encima muchos servicios al mismo tiempo:

- Tuvimos que montar un pabellón polideportivo como residencia de los transeúntes de Puertollano ya que no se podían quedar por las calles en el confinamiento. Montar camas, llevar mesas y sillas, hacer acopio de ropa para los primeros días... Esto se ha hecho junto con Cruz Roja.

- Han utilizado nuestra logística muchos colectivos, hasta provinciales: voluntarias costureras (haciendo mascarillas, batas, etc. Hay que nombrar a este colectivo con especial interés, no os imagináis la cantidad de voluntarios totalmente altruistas que tenemos en nuestra población) para hacerles llegar materia prima con la que hacer el material sanitario y luego repartir dicho material por todos los colectivos que lo necesitaban: hospital, centros de salud y de ancianos... La materia prima nos la cedían desde Repsol Química, (plástico para batas), sábanas quirúrgicas que cuando había nos las cedía el hospital... Y luego recoger el material ya fabricado

También hemos repartido y les hemos llevado plástico para realizar sus impresiones 3D al colectivo Corona Makers comarca de Puertollano. Dicho plástico lo hemos repartido incluso en La Solana, Almagro, Miguelturra, Daimiel. Luego las pantallas ya confeccionadas las hemos recogido de todos los que imprimían y llevarlas a los sanitarios que las necesitaban.

- Hemos estado colaborando desde el primer momento con los servicios sociales del ayuntamiento, estamos cuando nos necesitan para hacer compras de alimentos y de farmacia a los más necesitados que no pueden salir de sus casas; les hemos suministrado mascarillas que luego hemos repartido también por la población.

- Se repartieron mascarillas que venían de la Junta para los medios de transporte.

- Se ha colaborado en los repartos de comida de los comedores infantiles de tres colegios de Puertollano.

- Se repartió material escolar a cierto número de alumnos.

- Aunque el mayor número de horas trabajadas se lo lleva el pabellón: poner desayunos, almuerzos, comidas, meriendas y cenas, control de temperatura corporal mañana y tarde para el control del COVID. Se lleva a lavandería tanto ropa personal como de sus camas para que tengan una buena higiene. Suministrando todo material que se necesita en el pabellón: guantes, mascarillas, agua, gel etc. Aquí tuvimos que configurar todo el operativo cuando llegó un transeúnte y en el control de temperatura, tenía fiebre y se le hizo prueba y dio positivo con lo que tuvimos que volver a configurar la logística de los EPIS utilizados dentro del pabellón y reducir las personas que entraban para no poner en riesgo a más gente.

- Hemos hecho de transportistas de colectivos que han donado bebidas como fue PERAL o material de limpieza para el hospital como fue MERCADONA. Hay muchas tiendas de alimentación pequeñas de barrio que han donado comida y material necesario para que el pabellón funcionara como una casa más.

- Hicimos de transportista para que el Centro Nacional del Hidrógeno que fabricó hidroalcohólico y lo llevamos al hospital de Puertollano.

- Por supuesto que también hemos tenido algún rato de felicitar cumpleaños, que da mucha satisfacción ver las caritas de alegría que ponen los chiquillos cuando le felicita Protección Civil.

En fin que no hemos parado y seguimos porque os recordamos que el pasar de fase no significa que el virus ha desaparecido, sigue ahí y hay que seguir teniendo las mismas normas de higiene y protección, no nos descuidemos para que los hospitales no volvamos a saturar.

Gracias a los Voluntarios por su tiempo, pasando incluso miedo a veces, gracias a sus familias por la paciencia que tienen con nosotros. Gracias a los voluntarios sociales con los que trabajamos codo con codo cuando los necesitamos.