Cultura

El rincón del cuento

Videocuentos para quedarse en casa: 'La ovejita que vino a cenar'

Un cuento magnífico donde el feroz lobo de los cuentos clásicos se transforma en una lobito bueno. Y este cambio ha sido gracias al poder de los besos, a las caricias de una ovejita

Isabel J. Ramírez

15/04/2020

(Última actualización: 16/04/2020 12:47)

Imprimir

Ahora que tanto añoramos los besos, los abrazos, las caricias... creo que los cuentos nos han de servir para rescatar la ternura que necesitamos.

Hoy vamos a contar LA OVEJITA QUE VINO A CENAR. Un cuento magnífico donde el feroz lobo de los cuentos clásicos se transforma en una lobito bueno. Y este cambio ha sido gracias al poder de los besos, a las caricias de una ovejita.

Otro de los valores que destaco es la confianza. La ovejita confía en el lobo, a pesar de su mala prensa. Es pequeña, vulnerable. Y el lobo es malvado. Luego tenemos el contacto físico (el lobo pone a la ovejita sobre su hombro y le da unas palmaditas con su grande y peluda garra. Y la ovejita se acurruca bajo el pelo del hocico del viejo lobo...), esas caricias que hace que nos volvamos niños. Esta es la magia de la fantasía... Se trata de un buen cuento para no olvidar, para escucharlo una y otra vez, para ir viviendo las escenas… sin prisa. Por fin, el papel del lobo ha cambiado. Recordemos el cuento: LOS TRES CERDITOS, CAPARUCITA ROJO, LOS 7 CABRITILLOS Y EL LOBO..., donde es feroz. Y esta transformación me parece genial. Un cambio que los niños asimilaran como normal pero que, a nosotros los adultos, nos hace reflexionar sobre ese cambio al que aspiramos como individuos y como miembros de una sociedad para que nuestro mundo sea más justo.

CONTAR CUENTOS ES UN ACTO DE AMOR.

Gracias a todos, amigos. Y mucho ánimo.

Gracias.

Isabel J. Romero, autora de Donny Saurus y Kira, La Niña Esmeralda