Opinión

Artículo firmado por Javier Rubio

Solidaridad es Puertollano: chúpate esa, coronavirus

La triste situación que nos ha tocado vivir ha vuelto a dejar claro que Puertollano, nuestra querida ciudad, la que en ocasiones tanto criticamos y defenestramos, es también una panoplia de actos solidarios que emocionan

Javier Rubio

19/03/2020

(Última actualización: 19/03/2020 20:53)

Imprimir

El puñetero coronavirus se va a llevar muchas cosas. Muchas cosas. Tantas, que pocos se atreven a augurar cómo acabará todo y qué será de nosotros dentro de dos, tres o saber cuántos meses. Pero toda crisis es una oportunidad, y la triste situación que nos ha tocado vivir ha vuelto a dejar claro que Puertollano, nuestra querida ciudad, la que en ocasiones tanto criticamos y defenestramos, es también una panoplia de actos solidarios que emocionan.

Porque solidaridad es que las mujeres del Taller de Patchwork de la Asociación de Vecinos Centro-Sur de Puertollano y el Grupo Fuente Agria se dejen la vista y las manos elaborando mascarillas para el hospital.

Solidaridad es que las empresas Valero donen material sanitario.

Solidaridad es que la comunidad china entregue a Cruz Roja y a la Policía Local material de protección. Porque ellos saben mejor que nadie por lo que estamos pasando.

También es solidaridad que el Centro Nacional del Hidrógeno entregue mascarillas a la Asociación Santa Águeda de Puertollano y al Ministerio de Sanidad, y que se emplee a fondo para fabricar el gel hidroalcohólico que tanto escasea.

Solidaridad es que Alas Blanca (Creaciones) suba a las redes sociales un cuento cada día para que podamos pasar un rato en familia ajenos a las malas noticias.

Solidaridad es que Ramón Aguirre ofrezca gratis su libro ‘Sueños de ultratumba’ en Amazon.

Solidaridad es que el entrenador José Luis Torres García diseñe un circuito de ejercicios físicos caseros para evitar que nuestros músculos se adormilen.

Solidaridad es el tenor puertollanense Sergio Tallo-Torres y sus lecciones de canto virtuales para el confinamiento.

Solidaridad es que los puertollanenses salgan cada día al balcón o a la ventana a aplaudir, a cantar o a bailar. A desahogarse.

Solidaridad es que Repsol y sus miles de trabajadores se mantengan activos para dar continuidad a un sector esencial para el país.

Solidaridad es que los cientos de sanitarios de Puertollano lleguen a casa llorando pero vuelvan al hospital con toda la entereza del mundo para evitar que el sistema se hunda.

Solidaridad es el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y en especial el de la Policía Local, que mantiene un contacto sumamente cercano con la población de Puertollano a través de Tuiter, uniéndose al instante a cualquier iniciativa y respondiendo rápidamente a nuestras dudas.

Solidaridad es el trabajo del equipo de Gobierno local y de un montón de trabajadores municipales que no descansan y que, desde sus domicilios, desde la calle o desde el Ayuntamiento, consiguen que la ciudad siga respirando.

Solidaridad es nuestro personal de supermercado, de transporte, de limpieza, de farmacia, de las tiendas a las que se les permite seguir abiertas y de los sectores que no cito porque no me da el internet.

Solidaridad es Puertollano. Y aunque hay muchas cosas que mejorar, podemos y debemos estar orgullosos.

Javier Rubio