Brazatortas

Los montajes del desfile de Carnaval han mostrado culturas de diversas latitudes

Una vuelta al mundo sin salir de Brazatortas

400 figurantes y más de una hora y media hicieron disfrutar de un gran evento

La Comarca

01/03/2020

(Última actualización: 01/03/2020 22:13)

Imprimir

En fechas de conmemoración del quinto centenario de la primera vuelta al mundo, Brazatortas la dio sin salir de su casco urbano, gracias a todo lo que ayer tarde se pudo contemplar en el desfile central de la programación de Carnaval.

Desde el Egipto faraónico, a la Nueva Zelanda en su contienda colonizadora con los ingleses, pasando por el imperio ruso, los celtas, o el México más lindo, entre otros montajes de gran calidad en lo que tampoco faltó reseña a la mitología.

Coreografías, vestimentas, puestas en escena, alegría por doquier... sazonaron una tarde fresca en lo meteorólogico, con cierta amenaza de lluvia que apenas pasó de unas lastimosas gotas y que no impidieron a la localidad disfrutar de un evento muy vistoso.

Pablo Toledano, alcalde de este enclave del Valle de Alcudia, felicitaba a las diferentes agrupaciones por "su entrega en los montajes que han preparado y que sin duda nos han hecho disfrutar durante más de hora y media en este sábado de piñata".

A ello contribuyeron los, alrededor, de 400 figurantes que en total daban vida a los seis colectivos principales, que desfilaron fundamentalmente a lo largo de las calles Carmen y Real, en algunos casos con carroza, sumándose también decenas de torteños.

Precisamente abrían el pasacalles ‘El regreso de los egipcios’, del AMPA del Colegio Público ‘Cervantes’, llegando de Puertollano ‘El Imperio Ruso’, del AMPA San Juan Bosco (Salesianos); o ‘La colonización de Nueva Zelanda’, de la Asociación Cultural ‘Purpurina’.

No faltaron desde dicha localidad ‘Dragones y Mazmorras’, de la Asociación Cultural ‘Los Porrascazos Blu Bla’ ni ‘Los egipcios de Aldabón’, del colectivo del mismo nombre de Personas con Discapacidad Intelectual. En tanto que Almodóvar del Campo propuso ‘El renacer de los celtas’, de la Asociación Cultural ‘Anda Que Vergüenza’.

Fue el mejor broche a una semana de actividades cuyo epílogo, por la noche, pusieron torteños y demás asistentes a esas fiestas de disfraces con que definitivamente se cierra el Carnaval para centrarse ya en los tiempos de Cuaresma.