Nacional

Según ha informado UNICEF

La falta de financiación impide a miles de niños soldado en Sudán del Sur dejar los grupos armados

El futuro de 2.100 niños liberados de grupos armados depende del apoyo económico que reciban los programas de reintegración

La Comarca

12/02/2020

(Última actualización: 12/02/2020 21:00)

Imprimir

Los programas esenciales para ayudar a niños liberados de grupos armados en Sudán del Sur podrían desaparecer en unas semanas si no se reciben los fondos necesarios.

“La situación de los niños vinculados a grupos armados en Sudán del Sur es crítica”, ha explicado Jean Lieby, jefe de Protección de UNICEF Sudán del Sur, que esta semana está en Madrid alertando sobre la urgencia de los fondos. “Estos niños necesitan de todo: ropa, alimentos, apoyo psicosocial, atención médica... Muchos no han ido nunca a la escuela. Por eso es necesario que haya programas integrales que cubran sus necesidades y que garanticen una reintegración plena”.

Desde 2013, UNICEF ha apoyado la liberación de 3.677 niños y niñas de grupos armados en Sudán del Sur. El programa de reintegración tiene una duración de tres años y un coste de 2.000 dólares por niño (1.815 euros). Esto cubre las necesidades más urgentes como el apoyo psicosocial, acceso a servicios de ayuda de trabajadores sociales, búsqueda y reunificación de sus familias, educación y otros servicios básicos esenciales. “Esta es la forma de garantizar la reintegración de los niños a la vida civil y previene que vuelvan a ser reclutados. La mayoría de los niños que han completado el programa no han vuelto a los grupos armados”, ha asegurado Lieby.

Con la probable formación de un gobierno unificado en Sudán del Sur en febrero, y con suerte una paz prolongada, UNICEF espera que haya más niños que puedan ser liberados y que necesitarán ayuda. La liberación de niños de grupos armados sin el apoyo suficiente puede traer repercusiones negativas a largo plazo para los propios niños afectados y tener un efecto desestabilizador en sus comunidades.

El programa ha tenido una financiación insuficiente desde hace más de un año, y la organización se vio obligada a desviar recursos de otras áreas de trabajo para mantener el apoyo crucial a estos niños, que son altamente vulnerables. Con estos fondos ahora agotados y si no llegaran nuevos recursos, a UNICEF no le quedaría más remedio que suspender el programa de reintegración si no se ponen a disposición nuevos recursos.

Eso dejaría sin oportunidades de futuro a niños como Gabriel, que pasó un año reclutado y que ahora forma parte de uno de los programas de reintegración de UNICEF: “Jamás volvería al grupo armado. Afectó demasiado a mi vida. Este programa me ayuda a centrarme y a pensar en el futuro con optimismo. Mi sueño es conseguir trabajo como electricista y ayudar a mi familia, que es muy pobre. Yo soy su última esperanza”.

“Actualmente hay unos 300.000 niños soldado en más de 14 conflictos armados en todo el mundo”, ha recordado Blanca Carazo, responsable de Programas de UNICEF España, “estos niños están asistiendo y muchas veces participando en actos de extrema violencia. Todo esto les deja secuelas importantes que es necesario abordar y sacar a los niños de esos entornos cuanto antes y ofrecerles apoyo”.

UNICEF en Sudán del Sur hace un llamamiento de 4,2 millones de dólares (3,8 millones de euros) para 2020 para cubrir las necesidades de los niños liberados y su participación inmediata en los programas de reintegración. Con esos fondos, UNICEF podría ayudar a 2.100 niños y niñas liberados de grupos armados durante este año.

“En Sudán del Sur los niños sufren el impacto de décadas de conflicto. Hay cientos de niños y niñas que quieren dejar los grupos armados para recuperar sus vidas y volver a sus hogares. No podemos fallarles”, ha señalado Lieby.

#NiñosSoldado

Un niño soldado es cualquier menor de 18 años que es o ha sido reclutado por un grupo o una fuerza armada. Puede desempeñar cualquier rol dentro de las filas: participación activa en los combates, terrorista, cocinero, porteador, espía, esclavo o con fines de explotación sexual. Las niñas suelen ser las grandes olvidadas. Ellas también son reclutadas y utilizadas desde los combates hasta funciones de apoyo. Sufren abusos específicos como el secuestro, la violencia sexual o embarazos tempranos no deseados.