Región

Así lo ha expresado el sindicato en una nota de prensa

CSIF "no consiente" que García-Page "amenace con recortes a los servicios públicos"

La Central Sindical lamenta la amenaza del presidente del Ejecutivo regional de recortar en servicios esenciales si no se abona la deuda del IVA

La Comarca

08/02/2020

(Última actualización: 08/02/2020 23:34)

Imprimir

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) critica la utilización de los ciudadanos de Castilla-La Mancha como rehenes por parte del presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ayer amenazó con recortes en educación, sanidad y otros servicios sociales si el Ministerio de Hacienda no abona los cerca de 130 millones de euros correspondientes a la liquidación del IVA del año 2017.

El presidente de la Junta de Comunidades señalaba textualmente que “si no se paga a las autonomías, esto no se engaña a nadie, amenaza directamente con recortes a la sanidad, a la educación y a los servicios sociales”. Ante esta afirmación, el presidente del Gobierno regional tendrá a CSIF enfrente para defender a los empleados públicos de la región y la calidad de los servicios públicos, ya que la Central Sindical no consiente que Page amenace, ni en broma, con recortes a la Función Pública.

Page llevó a cabo esta manifestación en la firma del II Plan Adelante 2020-2023 juntos a los agentes sociales CCOO y UGT, y Cecam, que no mostraron su disconformidad en un cuadro obsceno. CSIF señala que los castellano-manchegos no pueden ser moneda de cambio y que los servicios públicos sean usados como arma arrojadiza. Es más, la Central Sindical considera que el abono del IVA es necesario para la región, pero en todo caso existen vías de negociación para evitar la discriminación de la comunidad autónoma.

CSIF sugiere a Page que si se ve obligado a realizar recortes puede empezar las subvenciones a CCOO, UGT y Cecam, que han percibido 38.3 millones de euros; por la consolidación de los altos cargos que aprobó en diciembre haciendo uso de su mayoría absoluta como un ‘rodillo’ y cuyo impacto económico aún no ha desvelado; y también puede recortar en el boato que representa la propia estructura de la Junta de Comunidades, con 42 Direcciones Generales y 13 Viceconsejerías u órganos con rango de Viceconsejería, además de dos nuevas consejerías.