Puertollano

Se han repartido en el Mercado Municipal como cada Día de San Ildefonso

Puertollano paladea la tradición con un millar de bocadillos de chorizo

Han sido preparados por la Peña Porrascazos Blu Bla y se han repartido en solo una hora entre los que hacían cola en calle Alejandro Prieto

La Comarca

23/01/2020

(Última actualización: 23/01/2020 21:49)

Imprimir

Puertollano cumple con la tradición de la fiesta del chorizo como cada Día de San Ildefonso y el Mercado Municipal se ha sumado a esta celebración con una degustación del apreciado producto de la matanza que se saborea cada mes de enero.

La Peña Porrascazos Blu Bla, durante toda la mañana, ha preparado el millar de bocadillos de chorizo que en tan solo una hora han sido consumidos por las numerosas personas que aguardaban a lo largo de la calle Alejandro Prieto, a la vez que disfrutaban de las coreografías de los jóvenes de la peña.

La alcaldesa, Isabel Rodríguez, junto la viceconsejera de Cultura, Ana Muñoz, y la concejal de Mercado, Petra Sánchez, han iniciado el reparto de los bocatas junto a vino y limonada para que entrara mejor este sabor tradicional.

Mantener vivas las tradiciones

Una iniciativa de los vendedores del mercado y del Ayuntamiento para compartir esta popular fiesta con la que se inicia cada año el calendario festivo local. La concejal de turismo y mercado, Petra Sánchez, afirmó que es necesario que las administraciones contribuyan a salvaguardar las tradiciones, al igual que también hacen diversas asociaciones de vecinos y centros educativos. “Buscamos que toda la sociedad esté implicada en el mantenimiento de las tradiciones y vamos a seguir apostando por trabajar en ellas y no se pierdan”.

Una celebración que continuará hasta el fin de semana

Una celebración que continuará hasta el fin de semana, con nuevas degustaciones, como la que realizará la Asociación de Vecinos Fraternidad el sábado, a las siete de la tarde, y también muchos vecinos aprovechan para disfrutar de un día de campo en los cerros de Santa Ana o San Sebastián, como hacían nuestros antepasados, o bien en la Dehesa Boyal.