Nacional

En la estación Ciudad de la Justicia

Un viajero de Metro de Málaga salva su vida gracias a la presencia de un desfibrilador

El paciente, que recuperó la consciencia tras el uso del desfibrilador, salvó su vida gracias a la actuación impecable de los empleados de metro que implantó una política de cardioprotección del suburbano malagueño, dotándolo de desfibriladores en todas sus estaciones

La Comarca

14/01/2020

(Última actualización: 14/01/2020 23:59)

Imprimir

El desfibrilador de la estación Ciudad de la Justicia del Metro de Málaga permitió salvar la vida de un viajero que sufrió una parada cardiorrespiratoria en uno de los vagones.

El viajero, un hombre de 60 años, cogió el tren en la parada de Clínico a primera hora del lunes y sufrió una parada cardíaca durante el trayecto. Alertados, los empleados de metro comenzaron a realizarle en masaje cardíaco en el vagón y bajaron al hombre en la estación Ciudad de la Justicia, donde le colocaron el desfibrilador.

El paciente, que recuperó la consciencia tras tres descargas del desfibrilador y fue trasladado inmediatamente al Hospital Clínico, salvó su vida gracias a la actuación de los empleados de metro y a la política de cardioprotección del suburbano malagueño que dispone de 13 desfibriladores en sus instalaciones.

“No hay nada mejor que saber que una vida se ha salvado. Estamos muy orgullosos del equipo de profesionales con el que contamos, capaces de actuar con la diligencia y el arrojo que obligan circunstancias tan difíciles y delicadas como la vivida en la mañana de ayer. ”, comenta Juan Ocaña, jefe de Seguridad de Metro de Málaga.

“Esta vida salvada es la mejor prueba del éxito de Málaga Ciudad Cardioprotegida qué está convirtiendo a está ciudad en un referente en España y Europa y con ello se salvarán muchas más vidas”, comenta Nuño Azcona, CEO de B+SAFE, compañía que instaló los desfibriladores en las instalaciones de Metro de Málaga.

Metro de Málaga, pionero de la cardioprotección, cuenta, desde 2014, con 13 desfibriladores de la empresa B+SAFE (Grupo ALMAS INDUSTRIES) en sus estaciones y otro desfibrilador en las oficinas, para dar una respuesta inmediata ante una parada cardiaca de viajeros o del personal. A esto se une la formación en RCP de sus empleados, lo que les capacita para saber actuar ante emergencias cardiacas y a usar los desfibriladores. Los desfibriladores disponibles en el metro son equipos fáciles e intuitivos de utilizar y que disponen de mantenimiento integral que garantiza su funcionamiento.

Espacios cardioprotegidos conectados

La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. El gran número de muertes por paro cardíaco en la población ha animado a gobiernos, empresas, entidades y asociaciones a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos.

Estas zonas cuentan con, al menos, un desfibrilador, con mantenimiento garantizado y con personas adecuadamente formadas para poder garantizar una rápida actuación en caso de paro cardíaco repentino (para conseguir que vuelva a latir el corazón de la persona afectada), hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador. El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es de un máximo de 5 minutos.

Hay identificados cuatro pasos críticos para tratar el paro cardíaco repentino, denominados Cadena de Supervivencia:

-Reconocimiento y llamada al servicio de emergencia.

-Una rápida resucitación cardiopulmonar (RCP).

-Desfibrilación temprana.

-SVA y cuidados post-resucitación

Solución DOC®

Los avances tecnológicos han permitido crear DESA fáciles de utilizar por personal no sanitario y con las máximas garantías de calidad y seguridad.

B+SAFE ha patentado la solución DOC® (Desfibrilador Operacional Conectado) única del mercado que ofrece todas las soluciones integradas en el propio equipo que permanece conectado y operativo las 24 horas del día. El desfibrilador semi-automático Philips, unido a un sistema de comunicación, garantiza 24 horas los diferentes servicios de telecontrol, geolocalización, tele-asistencia, asistencia verbal directa que un especialista en emergencias presta al usuario, alerta automática de socorro. Además, B+SAFE dispone de un centro de atención telefónica y equipo técnico propio para su mantenimiento..