Región

En una nota de prensa

CCOO denuncia al menos 12 despidos por bajas médicas en Jazzplat-Guadalajara en los últimos cinco meses

El call center de Orange España no admite que se ponga enferma ninguna de las 1.100 personas que forman su plantilla, mayoritariamente mujeres

Jazzplat ha aplicado a cinco personas el ‘despido por enfermar’ (artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores) y en los demás casos, “por baja productividad”. Entre las despedidas ‘por baja productividad’: una trabajadora que necesitó un trasplante de riñón

Mientras tanto, Orange España ha renovado por tercera vez consecutiva el sello ‘EFR’ (Empresa Familiarmente Responsable) y hasta ha ascendido a la categoría de “Empresa Proactiva B+”

La Comarca

16/12/2019

(Última actualización: 16/12/2019 21:59)

Imprimir

Jazzplat, el call center de Orange España radicado en Guadalajara, ha despedido en los últimos cinco meses a no menos de 12 personas por no acudir a trabajar a consecuencia de bajas médicas justificadas.

“A cinco de ellas, incluidas dos mujeres en reducción de jornada por guarda legal de sus hijo/as menores, la empresa les ha aplicado el artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores (el ´despido por enfermar’); mientras que a las otras siete las ha despedido “por baja productividad, sin más explicaciones pero en todos los casos a consecuencia de haber tenido bajas médicas; y aceptando sus despidos como improcedentes”.

Así lo han denunciado esta mañana Vanesa Majuelo, del comité de empresa de Jazzplat, y Raul Formoso, responsable de la sección sindical de CCOO-FSC en esta compañía, en rueda de prensa ofrecida junto a la secretaría de Acción Sindical del sector estatal de Telecomunicaciones de la FSC-CCOO, Ramona Piñero; y el secretario de Organización de CCOO-FSC en Guadalajara, Jesús Calvo.

“Jazzplat, que tiene más de 1.100 personas en plantilla, está echando a cualquier trabajador o trabajadora que se ponga enfermo. En unos casos, aprovechando el aval del Tribunal Constitucional el art. 52 d. del Estatuto de los Trabajadores, que introdujo la reforma laboral de 2012 y que permite despedir a los empleados que falten, aún con justificante médico, más de un 20% de sus días laborales en dos meses consecutivos o al menos un 5% en los 12 meses anteriores. En otro, por las bravas, argumentando ‘baja productividad’, sin más explicaciones”, indicó Vanesa Majuelo.

“Estos despidos también encubren en el fondo bajas médicas y nada más; y de hecho, en los siete casos en los que nos constan de despidos ‘por baja productividad’, la empresa está aceptando la improcedencia y abonando 33 días por año trabajado”.

“Pero Jazzplat juega con el miedo y la necesidad de la gente para deshacerse de cualquier persona que se ponga enferma. Sabemos que ha habido otros despedidos que ni siquiera han recurrido. Hablamos de un total de 12 personas porque son las que han acudido a la asesoría jurídica de CCOO a recurrir, pero nos consta que hay más que no han demandado y que se han visto igualmente en la calle a consecuencia de faltar al trabajo por estar enfermas, con baja médica”.

“Los propios jefes y responsables de Jazzplat se encargan de airear estos despidos, para meter miedo al personal y para que nadie falte a trabajar, aunque el médico les ordene guardar cama. Uno de los últimos despidos por ‘baja productividad’ ha sido un trabajador que ha estado cobrando incentivos todos los meses por su alta productividad. En cuanto se puso enfermo, lo ha despedido y sus jefes, además, lo proclamaron urbi et orbe, para que se enterara toda la plantilla de que lo despedían por cogerse la baja médica”.

“Ha habido otro caso aún más llamativo; hasta dramático: Después de que Jazzplat despidiera a una compañera por ‘baja productividad’ mientras esperaba un trasplante de riñón, su madre, también trabajadora de Jazzplat, se dirigió a nosotros aterrorizada porque ella iba a ser la donante viva del riñón que necesitaba su hija, y temía que la despidieran a ella también por faltar a puesto de trabajo con motivo de la operación”.

“Ya no estamos hablando únicamente de la aplicación del art. 52 d. En Jazzplat sólo hay un objetivo: que todo el mundo acuda a trabajar sin importar su estado de salud. Los responsables de los departamentos se encargan de difundir entre la plantilla que si te ausentas te despiden, sea porque tienen que trasplantarte un riñón o sea porque te sometes a una operación para que te lo quiten y se lo pongan a tu hija”, indicó Raúl Formoso.

“Para mayor escarnio, a mediados del pasado mes noviembre de 2019 Orange España, cliente y propietaria de Jazzplat, ha renovado por tercera vez consecutiva el sello EFR (Empresa Familiarmente Responsable) que entrega la Fundación MásFamiia.org por destacar en “gestión de la conciliación”. Encima, Orange ha ascendido el nivel de la clasificación y ahora le confieren la categoría de “Empresa Proactiva B+”.

“La entrega de este distintivo a las empresas del Grupo Orange Espagne (Orange Espagne Distribución, Orange España Servicios de Telemarketing, Jazzplat y Orange Servicios Fijos), reconociendo así su presunto compromiso de Orange Espagne con la conciliación de la vida laboral y personal y con el bienestar de las personas que trabajan para las empresas del grupo, es una burla que denigra incluso a la “organización privada, independiente, sin ánimo de lucro y de carácter benéfico” que otorga tales reconocimientos”.

“Instamos a Jazzplat y a Orange Espagne a reconsiderar su política de personal. Lo suyo clama al cielo, pero no para que les abran las puertas y les entreguen premios; sino todo lo contrario”.