Región

Tal y como ha publicado el colectivo en su informe 'Macrogranjas en Zonas Vulnerables en la provincia de Cuenca'

Pueblos Vivos: "La Junta autoriza 32 macrogranjas porcinas en zonas contaminadas por nitratos de la provincia de Cuenca"

"El cambio climático no ha hecho más que agravar una situación, puesto que el descenso de las aportaciones hídricas ha incrementado la concentración de nitratos y nitritos"

La Comarca

16/12/2019

(Última actualización: 16/12/2019 21:59)

Imprimir

Pueblos Vivos-Cuenca ha dado a conocer este lunes, en una comparecencia ante la prensa, su informe 'Macrogranjas en Zonas Vulnerables en la provincia de Cuenca', donde denuncia la expedición de autorizaciones macrogranjas a pesar de ubicarse dentro de "Zonas Vulnerables" a la contaminación por nitratos.

El cambio climático no ha hecho más que agravar una situación, puesto que el descenso de las aportaciones hídricas ha incrementado la concentración de nitratos y nitritos.

El constante aumento de la superficie afectada, dos sentencias y una sanción de la UE, demuestra que el Gobierno Regional no lo está haciendo bien en la gestión de las zonas vulnerables.

Para la plataforma conquense es inadmisible e insensato que el Gobierno Regional autorice macrogranjas porcinas en zonas previamente contaminadas por nitratos, por el riesgo de empeorar aún más la calidad de las aguas. Es el caso de Torrejoncillo del Rey, cuya agua de boca no es potable debido a la actividad de las macrogranjas porcinas de Huerta de la Obispalía, tal y como se recoge en una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de CLM.

No es un secreto que el estado hídrico de amplias zonas de La Castilla-La Mancha, en especial en la planicie manchega, está cada vez más cerca del colapso. Factores como el cambio climático, la merma creciente del agua por abastecer regadíos, la gran cantidad de agua que requieren las nuevas macrogranjas, así como el uso de abonos químicos nitrogenados y la contaminación por purines de las macrogranjas porcinas, está mermando la cantidad y calidad del agua de la región.

Contrariamente a lo que se pudiera pensar, el aporte de purines, no es beneficioso para mejorar el contenido en materia orgánica de unos suelos muy mineralizados. Así lo afirman Investigadores de la Universidad de Zaragoza: “En aquellas regiones con una alta densidad ganadera, es posible que se genere un déficit de tierras y de recursos hídricos que puedan degradar toda la materia orgánica disponible”. Por tanto, en vez de incorporarse al suelo, estos purines, al tener un alto contenido en agua, pasan a las aguas subterráneas contribuyendo a su contaminación.

En 2011 en la provincia de Cuenca, se incluyeron 45 municipios dentro de las 3 Zonas Vulnerables declaradas, lo que supone un quinto del territorio de Cuenca, aumentado en cada nueva declaración. Por ello concluyen que los sucesivos programas y las recomendaciones elaboradas por ASAJA Castilla-La Mancha en colaboración con la Consejería de Agricultura Medio Ambiente y Desarrollo Rural, no han sido eficaces y reclama medidas más contundentes para frenar la contaminación por nitratos.

Zonas contaminadas

El Delegado de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, D. Joaquín Cuadrado, ha declarado en varias ocasiones que no existe riesgo de contaminación de los acuíferos por purines en la provincia de Cuenca, afirmando (refiriéndose a las macrogranjas porcinas) que “…la mayoría de ellas están planteadas para instalarse fuera de las zonas vulnerables de contaminación por nitratos de origen agrario”. Pero los hechos desmienten sus afirmaciones, ya que existen 120 expedientes de macrogranjas proyectadas en 27 municipios declarados como Zona Vulnerable en la provincia de Cuenca durante lo que llevamos de siglo. El tipo de ganado producido es principalmente avícola y de porcino. Los municipios dentro de la Zona Vulnerable que más macrogranjas tienen son Iniesta con un total de 17, seguido de Landete y Villanueva de la Jara con 12 macrogranjas, después Quintanar del Rey con 11 y Ledaña con 8.

Centrándonos en las macrogranjas porcinas existen 33 (tanto nuevas como ampliaciones) en zonas contaminadas por nitratos, 32 autorizadas y una más en fase de tramitación. Están distribuidas en 14 municipios conquenses, con un tamaño medio por macrogranja de 2.681 plazas.

Es a partir de 2011 cuando se incrementa el ritmo de concesión de permisos a macrogranjas porcinas en zonas contaminadas por nitratos, en concreto 19 autorizaciones desde 2011 hasta 2019. Es precisamente en 2011 cuando se publica el programa vigente de actuación en zonas vulnerables a la contaminación por nitratos (con una modificación a la baja en 2012). Pero la ubicación en zonas vulnerables no ha frenado a la JCCM a expedir las correspondientes autorizaciones. Entre 2016 y 2019, aumenta aún más el ritmo de autorizaciones con un total de 15 macrogranjas porcinas.

El total de plazas de porcino en zonas vulnerables de Cuenca son 88.483 (13.099 UGM) lo que significa una producción anual para estas macrogranjas de 177.000 animales cada año. Esto supone una generación anual de 190.000 m3 de purín y un consumo aproximado de 500 millones de litros de agua.

Dos sentencias y una sanción de la UE

En 1991 el Consejo de la UE aprobó una directiva para proteger el agua de la contaminación por nitratos y evitar que estas zonas contaminadas se extiendan. En 1996 se traspuso dicha directiva limitando la aportación de nitratos en zonas vulnerables. Sin embargo, en noviembre de 2018 la UE abre un expediente de infracción al Reino de España por el incumplimiento de varios artículos de esa directiva, en concreto sobre: red de control poco estable, supresión de estaciones de control, deficiencia en la declaración de Zonas Vulnerables, programas de actuación incompletos y carencia de medidas adicionales o reforzadas.

El Gobierno Regional también incumple la directiva europea en otro aspecto: hace más de 8 años que no actualiza los programas para zonas vulnerables, cuando la directiva obliga a la revisión cada 4 años, por lo que los municipios en zonas vulnerables deberían ser más de los 45 citados. En el informe, se propone la inclusión de algunas localidades, como Poveda de la Obispalía, Villarejo Seco, Villar del Águila, Villarejo Sobrehuerta y Landete. También podrían entrar otras, pero no se dispone datos ante la opacidad de las consejerías con competencias en medio ambiente, ganadería, agua y sanidad.

Lo mismo sucede, afirman, sobre la evaluación ambiental que deben pasar los proyectos de macrogranjas. La plataforma ya ha denunciado públicamente que estos procedimientos administrativos se han convertido en un mero trámite y no resuelven cuestiones tan básicas como la gestión de purines o abastecimiento de agua. Como ejemplo, citan como la justicia ha anulado la autorización de dos macrogranjas porcinas en pueblos de Cuenca, mediante sendas sentencias en Cañete y Torrejoncillo del Rey (antes mencionado), ambas por deficiencias achacables a la JCCM.

Por último, Pueblos Vivos Cuenca denuncia que la superficie afectada por la contaminación por nitratos no deja de aumentar año tras año. Esto quiere decir que los sucesivos programas de actuación de la JCCM han fracasado. Tanto la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, La Consejería de Desarrollo Sostenible, así como la Consejería de Sanidad están incurriendo en irresponsabilidad, por no gestionar adecuadamente el territorio, afectado por un grave problema como es la contaminación por nitratos y en un periodo crítico: el de construcción rápida de macrogranjas.

Propuestas

1. Moratoria a la autorización de nuevas macrogranjas en Castilla-La Mancha hasta que no exista un sistema de control efectivo sobre la gestión de los purines.

2. Establecer una normativa que no permita la instalación de ninguna macrogranja porcina en las zonas vulnerables a la contaminación por nitratos.

3. Evaluación ambiental estratégica de los planes de implantación de las macrogranjas porcinas en la provincia de Cuenca.

4. Revisar las zonas vulnerables por contaminación a purines e incluir 2 nuevas zonas: Serranía Baja (Landete y otros municipios cercanos) y alto Záncara (Torrejoncillo del Rey, Poveda de la Obispalía, Villarejo Seco y otros) en el nuevo programa de zonas vulnerables a aprobar en 2020.

5. Publicar datos actualizados de cabaña ganadera por municipios. Así como los resultados de las analíticas que realiza la Consejería de Sanidad del agua de abastecimiento de todos los pueblos de la región, así como otras analíticas de aguas subterráneas.

6. No poner nuevas tierras en regadío en zonas vulnerables. El aumento del consumo de agua subterránea para regadío no hace sino agravar el problema de contaminación por nitratos. El límite de extracción se debe establecer en relación con el ritmo de recarga de los acuíferos, como se recoge en la legislación de aguas y en los planes de Cuenca

Pueblos Vivos Cuenca está formada por plataformas locales de veinte municipios, los cuales son Priego, Zarzuela, Villalba de la Sierra, Mota del Cuervo, Cañete, Villar de Domingo García, Cardenete, Fuentes, Villanueva de la Jara, Pozorrubielos de la Mancha, Torrejoncillo del Rey, Campillo de Altobuey, Reíllo, Tarancón, Belinchón, Almendros, Portilla, Vellisca, Tinajas, Barajas de Melo, Cañada del Hoyo, Yémeda, además de Ecologistas en Acción Cuenca.