Región

En una resolución aprobada por la Coordinadora Regional

IU-CLM condena "el golpe de Estado en Bolivia" y rechaza al nuevo Gobierno "dictatorial"

También señalan como responsables de esta situación "a las oligarquías racistas, extremistas religiosas vendidas a intereses extranjeros"

La Comarca

16/12/2019

(Última actualización: 16/12/2019 21:59)

Imprimir

Izquierda Unida de Castilla-La Mancha aprobó una resolución en la Coordinadora Regional, máximo órgano de la formación de izquierdas, en la que se condena el golpe de Estado en Bolivia, la actuación del gobierno dictatorial y las masacres de las Fuerzas Armadas contra el pueblo boliviano.

En dicha resolución también señalan como responsables de esta situación a las oligarquías racistas, extremistas religiosas vendidas a intereses extranjeros, a los jefes militares y de la policía, al gobierno norteamericano y a la OEA que sin pruebas estableció que había fraude en las elecciones del 20 de octubre.

También la formación de izquierdas denuncia la “terrible violencia” de la policía y el ejército, que ha disparado contra concentraciones y marchas indígenas, campesinos y trabajadores causando la muerte de más de 40 personas, provocando cientos de heridos; que han movilizado tanques y tropas en la calle, disparado desde helicópteros, volado con aviones de guerra en las ciudades para aterrorizar a la población, que ha detenido y torturado a miles de personas en manifestaciones pacíficas.

El escrito condena “las nuevas autoridades autonombradas y no elegidas por el pueblo que han hecho desaparecer el orden constitucional y el Estado de Derecho en el país boliviano.

Por último, desde Izquierda Unida de Castilla-La Mancha han pedido al Gobierno de España y de la Unión Europea que condene el golpe de Estado, exigiendo respeto y garantía para el ejercicio de los derechos humanos y libertades constitucionales para todo el pueblo boliviano, el fin de la impunidad, para los responsables de crímenes contra la vida y la libertad de las personas.

La resolución

Ante el golpe de Estado en Bolivia, ocultado y negado por gran parte de los medios de comunicación y no condenado expresamente por nuestras autoridades, los firmantes,

Condenamos rotundamente el golpe de Estado contra el gobierno legalmente constituido en Bolivia, que se consumó el 10 de noviembre con la sublevación del ejército y la policía, en medio del caos creado por grupos armados por las oligarquías y el gobierno de los Estados Unidos, que humillaron y atacaron a indígenas, campesinos y trabajadores de las ciudades acabando con la vida e hiriendo a numerosas personas, destruyeron sedes electorales, quemaron instituciones públicas, aterrorizaron a la población, acabando con la libertad y los derechos humanos de todo el pueblo de Bolivia.

Señalamos como responsables a las oligarquías nacionales racistas, extremistas religiosas y vendidas a intereses extranjeros, a los jefes militares y de la policía, al gobierno norteamericano y a la OEA que sin pruebas estableció que había habido fraude en las elecciones del 20 de octubre. Denunciamos su codicia y su interés por apoderarse del litio, el gas y los recursos naturales, que hoy son propiedad de todos los bolivianos y garantizan la salida de la pobreza, la industrialización, el desarrollo económico, la salud, la educación y el Vivir Bien de todas y todos los bolivianos.

Nuestra condena a la terrible violencia de la policía y el ejército, que ha disparado contra concentraciones y marchas de indígenas, campesinos y trabajadores causando la muerte de más de 40 personas, provocando cientos de heridos; que ha movilizado tanques y tropas en la calle, disparado desde helicópteros, volado con aviones de guerra en las ciudades para aterrorizar a la población, que ha detenido y torturado a miles de personas en manifestaciones pacíficas.

Nuestra condena a las nuevas autoridades autonombradas y no elegidas por el pueblo que han hecho desaparecer el orden constitucional y el Estado de Derecho, persiguiendo a representantes electos, dirigentes sociales y exautoridades sin procesos judiciales y acusando en base a calumnias, a la vez que las bandas paramilitares siguen amenazando y aterrorizando.

Denunciamos que han acabado con la libertad de información, cerrando y atenazando medios, deteniendo a periodistas, difundiendo noticias falsas, impidiendo el acceso a Telesur, haciendo crecer en 90.000 las cuentas de twiter de los golpistas en una semana, creando la falsa imagen de democracia en un país con muertos a diario en la calle por disparos del ejército.

Por todo ello, reclamamos al gobierno de España y a la Unión Europea la condena del golpe, exigiendo respeto y garantía para el ejercicio de los derechos humanos y libertades constitucionales para todo el pueblo boliviano, el fin de la impunidad para los responsables de crímenes contra la vida y la libertad de las personas y de forma inmediata antes de convocar nuevas elecciones:

-Indemnización a los familiares de los fallecidos y hacerse cargo de los heridos.

-Liberación de las personas detenidas por participar en movilizaciones pacíficas

-Investigación de los hechos que derivaron en muertos y heridos

-Respeto a la inviolabilidad de autoridades electas

-Entrega de salvoconductos para exautoridades, dirigentes y particulares que piden asilo en otros países.

-Garantías para el ejercicio de los derechos y libertades constitucionales de dirigentes sociales, sindicales y personas movilizadas del campo y la ciudad en todo el territorio nacional.

-Libertad de expresión para todas las personas para difundir su pensamiento y opiniones por cualquier medio de comunicación

-Libertad de prensa para los medios nacionales e internacionales de acuerdo a la ley sin censura por el Estado

-Abrogación del Decreto Supremo 4078 que permite el uso de armamento para reprimir las movilizaciones sociales sin responsabilidad penal.