Provincia

Vanesa padece una enfermedad rara y degenerativa

Piden de forma "urgente" una casa adaptada para una niña de Membrilla

Es una niña de 3 años que vive en una casa de alquiler de dos plantas que no está adaptada a sus necesidades. Mientras tanto, en la localidad hay desde hace más de 8 años una vivienda de VPO adaptada a minusválidos vacía

La Comarca

03/12/2019

(Última actualización: 04/12/2019 08:27)

Imprimir

Vanesa es una niña de 3 años que vive en la pequeña localidad ciudadrealeña de Membrilla y padece una enfermedad rara de la cual no hay apenas investigación hoy en día. Sus padres solo ven cómo los niños de su edad evolucionan progresivamente y su hija se queda estancada o yendo hacia atrás como si de una persona anciana se tratara.

Según los últimos informes médicos, Vanesa dejará de andar de un día para otro, ya tiene un 70% de déficit de audición y perderá la vista de manera gradual.

Las indicaciones médicas son que no puede subir ni bajar escalera ni someterse a demasiado esfuerzo físico, pero la casa de alquiler donde vive Vanesa es de dos plantas y no está adaptada a sus necesidades.

En Membrilla hay desde hace más de 8 años una vivienda de VPO adaptada a minusválidos vacía, tan vacía que incluso han tenido que poner una chapa en la puerta por temor a ser ocupada de manera ilegal. Está casa es la ideal para las necesidades de Vanesa y para mejorar su calidad de vida y por ello Patricia, su madre, la lleva solicitando formalmente más de un año sin respuesta de ninguna Administración.

Los padres están desesperados porque no entienden el “pasotismo” y la tardanza cuando ellos ven que esa casa no la quiere nadie y a su hija le hace tanta falta.

Los padres quieren dejar claro que no están pidiendo nada para ellos ni nada gratis, ellos dentro de sus mínimas posibilidades económicas quieren pagar el alquiler correspondiente y en un futuro si es posible pagar la propiedad para que su hija tenga de por vida un lugar cómodo para vivir.

Por todos estos motivos solicitan tanto a la Administración municipal como regional, así como a la empresa gestora Gicaman celeridad y premura en los trámites para que esta niña cuanto antes esté instalada “donde debe estar”.