Puertollano

Tras su externalización y las denuncias de "iregularidades" por parte de varios trabajadores

Muñiz asegura que "se mantendrá la calidad del servicio y los monitores necesarios" en el PMD de Puertollano

El concejal achaca a la "optimización de los gastos" el cambio en la prestación del servicio y recuerda que "aunque la subrogación no es obligatoria al no tratarse de trabajadores municipales, la empresa adjudicataria contará con ellos"

Javier Rubio

07/11/2019

(Última actualización: 07/11/2019 21:09)

Imprimir

Adolfo Muñiz, concejal de Conocimiento e Innovación, Cultura, Actividad Física y Deporte, Administración Interna y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Puertollano, ha asegurado este jueves en rueda de prensa que "se mantendrá la calidad del servicio y los monitores necesarios" en el Patronato Municipal de Deportes (PMD) tras su externalización a la empresa Ebone Servicios de Educación y Deporte, que se iniciará este lunes.

Así lo ha dicho Muñiz tras las quejas de varios monitores que han denunciado a través de una nota de prensa “irregularidades en sus contratos” y que han afirmado “haber tenido contratos temporales encadenados para no ser indefinidos”, criticando las condiciones de subrogación que le ofrece la nueva empresa adjudicataria.

El concejal ha recordado que “cuando este equipo de Gobierno se hizo cargo de la gestión municipal, el pasado mes de junio, la Intervención nos trasladó un informe sobre los monitores del PMD en el que afirmaba que dicho servicio podía afectar al cumplimiento del objetivo de la estabilidad presupuestaria, por lo que se hizo necesario cambias las condiciones en las que se prestaba para optimizar gastos sin afectar a la calidad”. Así pues, se abrió un proceso de contratación “libre y público” del que resultó adjudicataria la empresa Ebone, “que cuenta con más de mil trabajadores en todo el país”.

Asimismo, Adolfo Muñiz ha querido dejar claro que estos monitores “no eran trabajadores municipales ya que no formaban parte de la estructura del Ayuntamiento, sino que eran contratados de forma temporal, por lo que no se puede subrogar el servicio”. Aun así, la empresa Ebone ha decidido seguir trabajando con ellos “y continuar dando el servicio en las mejores condiciones posibles”.

Muñiz ha dicho entender que estos monitores “se veían al amparo del Ayuntamiento y sentían una protección que ahora temen perder por miedo a lo desconocido”, pero ha aclarado que esta empresa “ofrece las suficientes garantías y, además, el Consistorio cuenta con los mecanismos de control suficientes como para llamarle al orden si así fuese necesario.

Por todo ello, Adolfo Muñiz ha lamentado las críticas de algunos de estos monitores “ya que yo, personalmente, me he reunido con ellos en tres o cuatro ocasiones para informarles sobre este proceso, además muchas de las cosas que se dicen no son ciertas”.

La denuncia de los trabajadores del PMD

Varios trabajadores del Patronato Municipal de Deportes han denunciado en una nota de prensa que son contratados temporalmente y después son despedidos “tres o cuatro veces al año para así no tener que hacernos trabajadores indefinidos”, por lo que aseguran que todos esos contratos estaban “en fraude de ley con una temporalidad ficticia”, ya que el trabajo se realiza “durante todo el año y de manera continuada todos los años”.

Estos trabajadores se refieren a cursos de natación, actividades acuáticas y deportivas dirigidas, salvamento o socorrismo acuático que llevaban a cabo en las piscinas Modesto Eiroa y María Luisa Cabañero y en el Centro de Especialidades Deportivas Javier Bermejo.

El grupo de trabajadores pertenece a una bolsa de trabajo que se inició en el año 2012 y que se ha ido renovando cada tres años “hasta este año, en el que se ha decidido la terminación de la citada bolsa, alegando de que no se puede seguir realizando porque algunos compañeros hemos denunciado esta situación de irregularidad laboral, ganando el juicio y demostrando que no somos trabajadores temporales, sino indefinidos, quedando dicha bolsa y sus contrataciones en fraude de ley”, han añadido.

A este respecto, destacan que llevan “más de diez años trabajando en esta situación, acumulando contrato tras contrato sin que se respeten nuestros derechos laborales por categoría, antigüedad o salario”.

El proceso de privatización del servicio de monitores deportivos y monitores de natación se inició en el verano de 2019 y salió a licitación en el pasado mes de agosto, por lo que los trabajadores recuerdan que este mes “es prácticamente inhábil ya que todo el mundo está de vacaciones, para hacerlo sin que hubiese tanta repercusión social como mediática y para que pasara lo más desapercibido posible para la opinión pública y para el resto de trabajadores del Ayuntamiento. Muchos delegados sindicales del Ayuntamiento se han visto sorprendidos por esta actuación, ya que no estaban informados de nada, y no han podido mediar con el equipo de gobierno para buscar una solución menos drástica a la que se ha decidido llegar”.

Según esta nota de prensa, una vez adjudicado el servicio, la empresa adjudicataria les comunica que cuenta con ellos para trabajar a partir del 11 de noviembre “pero que empezábamos de cero, por lo que nuestra experiencia, formación, años de trabajo y puesto en la bolsa de trabajo anterior ya no valían para nada”, alegando que al no ser trabajadores fijos no es obligatoria la subrogación, algo por lo que estos trabajadores consideran que “se incumple el artículo 44 del estatuto de los trabajadores (sucesión de empresa) en el que queda claramente expresado que se nos tenía que haber subrogado con las mismas condiciones que teníamos en la empresa anterior”.