Nacional

UNICEF necesita diez millones de dólares para paliar las principales necesidades de los niños afectados

Inundaciones en Sudán del Sur: 490.000 niños necesitan ayuda urgente

Casi una quinta parte del país, que es del tamaño de Francia, está lidiando con la situación provocada por las lluvias extremas

La Comarca

06/11/2019

(Última actualización: 11/11/2019 15:53)

Imprimir

Mientras los niveles de agua continúan aumentando por las fuertes lluvias, UNICEF en Sudán del Sur ha lanzado este martes 5 de noviembre un llamamiento por valor de diez millones de dólares (9,03 millones de euros) para responder a las necesidades más inmediatas de los niños afectados por las inundaciones. Más de 900.000 personas en Sudán del Sur, incluidos 490.000 niños, necesitan asistencia urgente.

Casi una quinta parte del país, que es del tamaño de Francia, está lidiando con la situación provocada por las lluvias extremas. Comunidades enteras, incluidos centros de salud, centros de nutrición y escuelas, están inundadas y hasta el 90% de los servicios básicos han tenido que ser suspendidos en algunas áreas. La mayoría de las fuentes de agua en las zonas afectadas están contaminadas por el agua de las inundaciones, lo que representa un gran riesgo para la salud de los niños.

"Es una situación ‘líquida’ en todos los aspectos", dijo el Dr. Mohamed Ag Ayoya, representante de UNICEF en Sudán del Sur. “La prevalencia de la malaria y las enfermedades transmitidas por el agua están aumentando, mientras que los niños se están quedando sin acceso a servicios esenciales debido a inundaciones en los edificios, carreteras intransitables y puentes destruidos. Los niños están separados de sus padres y más de 70.000 familias están desplazadas. Las previsiones de lluvia indican que continuará durante semanas, no sabemos cuándo veremos el final de esto".

Cerca de 90.000 niños no pueden ir a la escuela debido a que las aulas están inundadas, los maestros desplazados y las escuelas que no han sufrido inundaciones están siendo utilizadas como refugios. Los niños no solo están perdiendo su educación, también carecen de un espacio seguro que los proteja de la explotación y el abuso. En situaciones como esta, ir a la escuela contribuye a ofrecer una sensación de normalidad y es importantes para el bienestar mental de los niños.

UNICEF está respondiendo a las necesidades de los niños afectados, y el pasado lunes fue la primera organización en obtener suministros esenciales para la ciudad de Pibor, gravemente inundada y una de las más afectadas de la región de Jonglei, donde los barcos se han apoderado de los automóviles en las calles. Se entregaron 4,8 toneladas de suministros para salvar vidas por vía aérea.

Se han establecido centros temporales de nutrición y salud en tiendas de campaña o debajo de árboles de mango para garantizar la continuación de servicios particularmente importantes para los niños. Se han construido letrinas de emergencia y espacios de aprendizaje temporales. Se están distribuyendo tabletas de purificación de agua, y los equipos de sensibilización están recorriendo las viviendas para asegurarse de que las personas, y especialmente los niños, sepan cómo mantenerse a salvo.

UNICEF planea continuar ampliando la respuesta para llegar a algunas de las áreas más remotas de Jonglei, el Alto Nilo, Unity, Warrap, Northern Bahr El Ghazal, Unity y Eastern Equatoria. La magnitud de la crisis requiere ponerse ‘manos a la obra’ para ofrecer una respuesta coordinada con el Gobierno y todos los aliados apoyados por la comunidad internacional.

"Sudán del Sur ya era uno de los países más peligrosos para ser niño, y ahora ha empeorado", dijo el representante de UNICEF, Ayoya. “La buena noticia es que UNICEF estaba en el terreno antes de la inundación y ha podido responder muy rápidamente. Las acciones que estamos poniendo hoy en marcha determinarán cuánto afectarán estas inundaciones a los niños una vez que el agua disminuya”.