Puertollano

La Audiencia Provincial de Ciudad Real dicta sentencia

Hermoso Murillo, condenado a siete años de inhabilitación por el caso de la Plaza de Toros de Puertollano

La pena más alta ha recaído sobre el arquitecto municipal Eugenio Ángel Manso, condenado a tres años de prisión como autor de un delito de falsedad de documento público u oficial, a lo que hay que añadir dos años de inhabilitación, y al que también se condena a siete años de inhabilitación por prevaricación administrativa

Mamen Fernández

05/11/2019

(Última actualización: 06/11/2019 08:14)

Imprimir

Acaba de conocerse la sentencia del caso de la Plaza de Toros de Puertollano, y el Partido Popular además la ha hecho pública en redes sociales. La Audiencia Provincial de Ciudad Real se ha pronunciado y condena al ex alcalde de Puertollano, Joaquín Hermoso Murillo, a siete años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y al pago de 1/6 parte de las costas procesales, incluidas las de las dos acusaciones populares, por un delito de prevaricación administrativa en la contratación y adjudicación de las obras del coso de Puertollano entre los años 2007 y 2008.

Por otro lado, se ha condenado al arquitecto municipal Eugenio Ángel Manso a una pena de tres años de prisión como autor de un delito de falsedad de documento público u oficial, a lo que hay que añadir dos años de inhabilitación especial para empleo o cargo público, el pago de 1/6 parte de las costas procesales, incluidas las de las dos acusaciones populares, y a una multa de veinte euros diarios durante seis meses.

De la misma forma se condena a este arquitecto a una pena de siete años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y al pago de 1/6 parte de las costas procesales, incluidas las de las dos acusaciones populares, por un delito de prevaricación administrativa.

Además, al que fuera en otro tiempo secretario municipal, Juan Luis Vázquez Calvo, se le ha impuesto una pena de siete años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y al pago de 1/6 parte de las costas procesales, incluidas las de las dos acusaciones populares, por el delito de prevaricación administrativa.

Sin embargo, y según reza la sentencia, tanto Hermoso Murillo como Vázquez Calvo han resultado absueltos de los delitos continuados de falsedad por los que había sido acusados.

Contra esta sentencia se puede interponer recurso de casación ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, por infracción de Ley o quebrantamiento de forma, en el plazo de cinco días a contar desde la última notificación.