Puertollano

Para evitar que los puntos ciegos con mayor silencio desvirtúen los resultados finales

El Ayuntamiento de Puertollano llevará a cabo una medición de ruido pormenorizada en las zonas ZAS

El concejal de Sanidad y Consumo, Jesús Manchón, ha informado de que en 2019 se autorizaron 102 terrazas, el 95% de las cuales se encuentra al corriente de los pagos. Del total, unas 60 se instalan en verano y el resto a lo largo de todo el año

Javier Rubio

05/11/2019

(Última actualización: 06/11/2019 08:16)

Imprimir

El Ayuntamiento de Puertollano llevará a cabo una medición pormenorizada de las zonas ZAS (Zonas Acústicamente Saturadas) de la ciudad con el objetivo de evitar que los puntos ciegos con menor ruido desvirtúen los resultados finales. Así lo ha dicho Jesús Manchón, concejal de Sanidad y Consumo en el Consistorio puertollanense, tras la celebración de una reunión con colectivos y grupos municipales para el seguimiento de la temporada de terrazas en la localidad “con el objetivo de recuperar el equilibrio entre hostelería y ciudadanía”.

Manchón ha recordado que “se debe trabajar en reestructurar la ordenanza con los errores contemplados en anteriores mediciones de ruido en zonas como calle Amargura o calle Numancia”, por lo que se solicitará a Medio Ambiente “que se lleve a cabo la aplicación de la zona ZAS teniendo en cuenta que las zonas abiertas o amplias con puntos altos de ruido coinciden a veces con espacios en los que reina el silencio absoluto y que hacían caer tanto la media que impedían que se pudiese aplicar la zona ZAS de forma precisa”.

Según Jesús Manchón, esta propuesta ha sido “bien aceptada por los hosteleros” ya que “nadie quiere ir en perjuicio de los locales y comercios, pero tampoco de los vecinos”. Así pues, se pretende que la nueva medición tenga lugar cuando se abra la temporada de verano en 2020 “para que los datos de ruido sean más exactos”.

Por su parte, los diferentes colectivos han expresado sus quejas, relativas sobre todo a la limpieza del espacio de las terrazas y al incumplimiento de horarios o espacios, que excedía, según ellos, lo permitido en algunos casos. Asimismo, se ha hecho hincapié en la recogida de materiales ya que “cuando una terraza de desmonta no debe quedarse apilada en el espacio público puesto que afea la ciudad y transmite una sensación de desorden”, indicaba Manchón.

El 95% de las terrazas está al corriente en los pagos

El número de terrazas que se autorizaron en 2019 ascendió a 102, mientras que dos más se encontraban instaladas sin el permiso municipal. De esas 102 terrazas, cuatro no están al corriente de pago, mientras que el 95% restante “cumple a rajatabla y escrupulosamente con la primera parte de la ordenanza, que es estar al día en los pagos y contar con la documentación en regla”, tal y como ha informado Manchón.

Cabe señalar que a una terraza más se le ha pedido una parte complementaria ya que “no se correspondían los metros cuadrados que tenía asignados con el pago realizado. Del total de las terrazas, unas 60 cuentan con el permiso temporal, sobre todo para la etapa veraniega, y alrededor de 40 se instalan durante todo el año. La fianza que los hosteleros deben aportar por las mismas asciende a 300 euros.

La próxima reunión de seguimiento de terrazas tendrá lugar dentro de tres meses y uno de los objetivos es enviar a los hosteleros una circular en la que se les pedirá “que preparen la documentación previamente para que el 1 de enero esté todo dispuesto y puedan montar la terraza sin ningún problema, quitando así además carga de trabajo a Tesorería o Recaudación, que en la temporada de verano reciben una avalancha de peticiones”, ha concluido Manchón.