Región

Del Hotel Villa de Almazán

Julia Medrano competirá en Estella por el título de Chef Medieval 2019

Representará a la localidad soriana en el XII Concurso Internacional de Pinchos y Tapas Medievales que se celebrará el fin de semana del 18 al 20 de octubre en la localidad navarra

La Comarca

07/10/2019

(Última actualización: 07/10/2019 20:45)

Imprimir

Como ganadora del concurso local, con la original creación denominada “La Tapa de la Abuela”, la cocinera representará a Almazán compitiendo con las demás localidades de la Red en el XII Concurso Internacional a celebrar en Estella, organizado por la Red de Ciudades y Villas Medievales.

Con esta delicatessen, elaborada exclusivamente con productos medievales, presentes en la península antes del descubrimiento de América, Julia Medrano, cocinera del Hotel Villa de Almazán, competirá nuevamente en una edición más del Concurso Internacional. Con su presencia en Estella, son ya cuatro las ocasiones que esta experimentada cocinera habrá participado en el concurso. Anteriormente ya había representado a su ciudad en Coria, Sigüenza y en la propia villa adnamantina, por lo que ya conoce la presión y responsabilidad que supone competir contra otros compañeros de las otras villas de la Red Medieval.

El pincho con el que la cocinera opta a alzarse con el premio final, “La Tapa de la Abuela”, es un pastel de bacalao sobre una cama de crema marinera con alcachofas fritas y ajos fritos. La chef, originaria de Navarra, ha querido resaltar un producto representativo de su tierra, las alcachofas frescas. Para facilitar que la tapa se pueda comer con las manos, le ha incorporado dos aritos de pan de amapola. Con la salsa marinera, ha elaborado una especie de mousse que realza su estética y presentación. Aunque la descripción de la tapa parezca sencilla, su proceso de elaboración es bastante complejo, lleva un minucioso trabajo y su montaje es muy delicado pues el pastel se introduce en el horno al baño maría añadiéndole una crema de acelgas para aportarle color.

La veterana cocinera, a sus 75 años, es un ejemplo de vitalidad. Lleva toda una vida dedicada a su trabajo y aún sigue al pie del cañón, al frente de los fogones del Hotel Villa de Almazán. Este año, el Concurso Internacional se celebra en su tierra natal por lo que le hace una especial ilusión acudir, “la zona la conozco bien, soy de un pueblo a 40 km de Estella”, explica Julia.

Medrano regresa a sus orígenes con ganas de triunfar “yo represento a Almazán, me he esforzado mucho y mi tapa tiene posibilidades de vencer, su diseño está muy cuidado y el sabor es buenísimo. Tiene todos los ingredientes para agradar”. Julia demuestra constantemente su mentalidad ganadora, le gusta competir, como demuestra una vitrina llena de premios y reconocimientos. Por ello, cuando no gana no puede evitar mostrar un mohín de disgusto. “Lo importante es participar, pero siempre gusta ganar, que te premien por tu labor de tantos años”. La cocinera es una luchadora nata, hecha a sí mismo, que mantiene su vitalidad y el gusto por el trabajo bien hecho. Tendrá ocasión de demostrarlo muy cerca de aquella tierra que le vio nacer el próximo mes de octubre en Estella.

Sobre la Red de Ciudades y Villas medievales

Red de Ciudades y Villas Medievales es una alianza integrada por once municipios de la Península Ibérica cuyo patrimonio medieval les confiere un atractivo turístico de primer nivel. La Red, que atraviesa la península de Norte a Suroeste, tiene como fin la promoción y difusión de estas localidades, en las que el medievo ha dejado su poderosa huella. Almazán, Ciudad-Rodrigo, Consuegra, Estella-Lizarra, Hondarribia, Jerez de los Caballeros, Laguardia, Manzanares el Real, Olivenza y Sigüenza en España, y Marvão en Portugal, integran esta unión de ciudades y villas que encierran imponentes paisajes, gastronomía y oferta cultural.

Entre los fines de la Red de Ciudades y Villas Medievales destaca la promoción turística y la organización de determinados eventos que permitan dar a conocer a un mayor número de personas estas localidades.

Uno de los objetivos marcados del proyecto es poner en valor la riqueza y variedad de recursos de unas localidades, que han sido escenario de importantes acontecimientos históricos, siendo su acervo cultural la marca por las que se las reconoce nacional e internacionalmente.