Región

Ante el inicio del curso escolar

CCOO mantiene que Ferrovial Servicios impone ‘levas forzosas’ de trabajadoras de la limpieza para adecentar in extremis los colegios públicos de Toledo

Los profesores se reincorporaron a sus puestos el pasado lunes y se encontraron que sus centros llevaban más de dos meses sin limpiar

Ferrovial tuvo que desplazar 12 limpiadoras al Gómez Manrique y otras 12 al Ciudad de Nara ante las quejas de los profesores, que se encontraron sus colegios especialmente sucios tras la marcha de los pintores que han trabajado en ellos durante el verano

Los zafarranchos en estos centros dejaron sin personal de limpieza a otros colegios. En algunos se quedó una única trabajadora para limpiarlo enterito ella sola. “Para vestir un santo desvistieron a todos los demás. La sobrecarga de trabajo que tuvieron las que se quedaron solas fue tremenda, cada una con miles de metros cuadrados por limpiar y acumulando y transportando decenas y decenas de bolsas de basuras”

La Comarca

09/09/2019

(Última actualización: 09/09/2019 19:53)

Imprimir

La empresa adjudicataria del mantenimiento y limpieza de los colegios públicos y dependencias municipales del Ayuntamiento de Toledo, Ferrovial Servicios, está sometiendo a las personas que prestan este servicio a unos “desquiciantes cambios de destinos y de cuadrantes, y en muchas ocasiones a cargas de trabajo desmesuradas” para poder limpiar, o al menos adecentar, los centros escolares toledanos de cara al inicio del curso.

Los 17 colegios que hay en la ciudad no se limpiaban desde el final del curso pasado. El mismo día en que acabaron las clases, Ferrovial Servicios cambió de destino a la mitad de las limpiadoras adscritas a los colegios, que pasaron a sustituir durante sus vacaciones a las compañeras destinadas a la limpieza de otros centros municipales; explica Begoña Alonso, responsable sectorial de CCOO-Construcción y Servicios.

Desde el 30 de junio, ninguna de las limpiadoras que integran la plantilla de esta contrata ha vuelto por los colegios, que no se sometieron a una limpieza final tras la marcha de alumnos y profesores y que llevan más de dos meses acumulando polvo y suciedad. Además, en algunos de ellos sí se han realizado durante el verano obras de mayor o menor envergadura, destacando la pintura integral del Ciudad de Nara y del Gómez Manrique.

“Cuando se ha acercado el inicio del nuevo curso estaban todos los colegios sin limpiar. Los alumnos han empezado hoy, pero los profesores llevan ya en sus puestos desde el lunes pasado y muchos se han encontrado con sus colegios hechos una porquería. La semana pasada, y también la anterior, ha sido un infierno para muchas trabajadoras de la limpieza, a las que Ferrovial ha ido ordenando en el último momento, verbalmente o por guasap, donde tenían que ir; sin respetar sus centros de referencia, sus categorías ni su antigüedad”, denuncia Alonso.

El lunes pasado, a la vuelta de sus vacaciones, los profesores del Ciudad de Nara comprobaron que su colegio estaba especialmente hecho un desastre tras la marcha de los pintores que han trabajado en él durante el verano. Ferrovial Servicio ni se había acordado de que había que limpiarlo a fondo. Urgida por los profesores, la empresa reclamó la presencia urgente de 12 trabajadoras en el Ciudad de Nara; que tuvieron que dejar de limpiar otros colegios para acudir a la llamada de la empresa.

“Hubo centros donde sólo se quedó una compañera para limpiarlo enterito ella sola. Para vestir un santo desvistieron a todos los demás. Y lo mismo ocurrió el jueves anterior con el Gómez Manrique, donde tuvieron que ir otras doce trabajadoras a limpiar. La sobrecarga de trabajo que tuvieron las que se quedaron solas en sus colegios fue tremenda, cada una con miles de metros cuadrados por limpiar y acumulando y transportando decenas y decenas de bolsas de basuras”.

“La empresa, por su pésima organización, no ha hecho más que generar tensión y ansiedad entre las trabajadoras, e incluso provocar enfrentamientos entre nosotras porque ninguna sabe dónde va a tener que ir y las hay que al final salen peor o mejor libradas. Además de que la limpieza de casi todos los colegios se ha hecho a paso volante y en algunos casos dejando mucho que desear. Materiales, juguetes… no hemos podido ni quitarlos el polvo. Por no hablar de los goterones de pintura del Ciudad de Nara o del Gómez Manrique”.

Desde que se hizo con la contrata del mantenimiento y limpieza de los colegios y dependencias municipales de Toledo, Ferrovial Servicios ya ha cambiado tres veces de encarga de las limpiadoras, y cada cual viene modificando a las limpiadoras los horarios y centros de adscripción, con el supuesto objetivo de reorganizar el trabajo para maximizar el rendimiento.

Los zafarranchos de última hora ante el inicio del curso escolar han acabado de desquiciar a la plantilla y de indignar a su comité de empresa, al que la empresa anunció in extremis un cuadrante ‘provisional’ de horarios y destinos que no se molestó en negociar y que ni siquiera ha cumplido, llevando y trayendo a las trabajadoras de acá para allá. “Están todas revolucionadas, nunca saben dónde van a tener que ir. Ayer domingo, muchas recibieron por guasap las órdenes para hoy; a casi ninguna le ha tocada ir a su centro de referencia”.

“Instamos al Ayuntamiento de Toledo a que ponga orden de una vez en este contrato, recuperando la correcta organización y prestación del servicio y devolviendo a las trabajadoras la estabilidad que no tienen desde que Ferrovial se ha hecho con esta adjudicación municipal”, concluye Alonso.