Cultura

Mientras ella sueña con que su mueso acoja nuevas muestras como la de los Premios Nacionales de España

Los primeros espadas de la fotografía sorprenden a Cristina García Rodero en Puertollano

Hoy se han inaugurado en el Museo Cristina García Rodero las exposiciones “El Alma de Cervantes” y “La huella de la mirada. Fotografía y Sociedad en Castilla-La Mancha 1839-1936″

La Comarca

06/09/2019

(Última actualización: 06/09/2019 20:46)

Imprimir

El Museo Cristina Garcia Rodero abre sus puertas a dos grandes exposiciones “El Alma de Cervantes” y “La huella de la mirada. Fotografía y Sociedad en Castilla-La Mancha 1839-1936″, en las que se pueden contemplar dos instantáneas de Puertollano de un grupo de mineros de 1925 y una charanga carnavalera de 1910 captada por José Díaz.

Cristina García Rodero, que no quiso perderse la apertura de estas dos nuevas exposiciones temporales, sueña con llenar este museo al que da nombre con nuevas muestras como la de los Premios Nacionales de España que recorre buena parte del país ya que reúne las mejores condiciones tanto por sus características técnicas como por su cercanía a Madrid. “Lo que me gustaría es que se estuviera renovando continuamente con mucha calidad, hay mucha gente que está deseando exponer y este museo puede hacer mucho por la fotografía española”.

García Rodero confesó que se siente de aquí y “me gusta mi tierra” y defendió que Puertollano sea el espacio para acoger su obra, “es un sitio ideal cerca de Madrid y es muy fácil venir y puede ser un gran museo”.

“El Alma de Cervantes”

Es un viaje de nueve fotógrafos buscando lugares y escenarios donde vivió, contrajo matrimonio, desarrolló gran parte de su actividad literaria y social, sufrió prisión y encontró todos los elementos humanos, geográficos y culturales con los que dar al mundo la primera gran novela moderna.

Una muestra con una decena de obras de Cristina García Rodero, Alberto García-Alíx, Vicente López Tofiño, Juan Manuel Castro Prieto, José Manuel Navia, Isabel Muñoz, César Lucas, Juan Manuel Díaz Burgos y Chema Conesa.

Una exposición que sorprendió a García Rodero

Cristina García Rodero, que también muestra su particular visión del alma de Cervantes en esta exposición, afirmó que los más complicado fue coordinar a nueve fotógrafos sobre un tema muy difícil, “pero creo que la exposición me sorprendió cuando la vi, cuando me la pidieron no sabía cómo iba a salir de esta y después me sorprendí por lo diferente de cada autor y la calidad que había”.

Por su parte, Vicente López Tofiño reconoce que Cristina García Rodero da un prestigio a los fotógrafos que exponen en este museo su obra y ambos forman parte de la exposición colectiva “El alma de Cervantes”, que emprendió en el 2016 a iniciativa de la Junta de Comunidades con motivo del cuarto centenario de la muerte del autor de las Novelas Ejemplares.

Los primeros espadas de la fotografía

En esta muestra se contó con “los primeros espadas de la fotografía en España en este momento”, aunque López Tofiño confiesa que cuando “nos la encargaron no sabíamos cómo empezar y qué hacer porque el alma de Cervantes era algo muy abstracto”.

En la exposición se muestra el alma cervantina desde un punto conceptual a un momento real de un reflejo de lo que es Castilla-La Mancha, que vive con El Quijote, “personaje del que es imposible sustraerte”, dice López Tofiño y “al final cada uno ha hecho lo que ha podido en función de lo que estimaba qué es el alma de Cervantes con un recorrido por aquellos sitios donde creíamos que el escritor tenía esa representación, lo que es la región y su gente”.

“La huella de la mirada”

Por otra parte, la exposición “La huella de la mirada” reconstruye a través de 85 fotografías la historia de la fotografía regional, a través de diversos ámbitos rigurosamente estructurados, desde el dedicado a los años del daguerrotipo y el calotipo, hasta la visión de los extranjeros, las sucesivas épocas del retrato, las diversas interpretaciones del mito del Quijote, la fotografía de aficionados, el reporterismo gráfico y la fotografía popular.

Es el resultado de un intenso trabajo de recopilación e investigación de muchos años dePublio López Mondéjar, de rebuscar archivos emocionantes de los abuelos que se guardan en las cajas de dulces de membrillo, “ahí es donde está espesada la memoria fotográfica de esta tierra”.

López Mondéjar señaló que esta exposición es una memoria de la tierra y no se puede entender el presente sin el testimonio del pasado, contemplar cómo eran los castellanomanchegos, los pastores, curas, las putas, zapateros, aguaderos y toda la sociedad de la región.

En la fotografía cabe todo, dice López Mondéjar, el deslumbramiento, el surrealismo y lo que es la fuente de la memoria, que es lo que he buscado en esta exposición. Es un paseo por el pasado fotográfico social y cultural de la región, en la que están representados algunos de los mejores fotógrafos de Castilla-La Mancha y de España como Luis Escobar y algunos de aquellos viajeros románticos como Charles Clifford.

Muestra la visión de los pioneros que llegaron a las ciudades de CastillaLa Mancha durante el reinado de Isabel II, desde los daguerrotipistas y los calotipistas, hasta los retratistas ambulantes de la época de la carte-de-visite, que sentaron las bases de la industria fotográfica en la región.

Esta exposición nos permite acercarnos a la imagen castellano-manchega, en un momento en que la labor de los grabadores e ilustradores gráficos comenzaba a declinar para dejar paso a la de los fotógrafos. En este ámbito, se presta una atención especial a la obra de los grandes pioneros regionales, que iniciaron su trabajo en aquellos seminales, como Casiano Alguacil,Higinio Ros, Juan José Muñoz, Eyré y Velásquez o Alejandro Ibáñez.

La embajadora de Puertollano

La alcaldesa, Isabel Rodríguez, subrayó que Puertollano no se entiende sin cultura y sin fotografía sobre todo desde la apertura ahora hace un año de este museo, que tiene un especial protagonismo también en las fiestas patronales con estas dos nuevas colecciones.

Rodríguez dijo que Puertollano tiene la suerte de contar con una embajadora tan importante como Cristina García Rodero que junto a la colaboración que han ofrecido el fotohistoriador Publio López Mondéjar y el fotógrafo Vicente López Tofiño para dotar de una mayor vida a este espacio y convertirlo en una referencia de la fotografía en nuestro país.

Apoyo del Gobierno Regional

Asimismo, Ana Muñoz, viceconsejera de cultura, ofreció el apoyo del Gobierno Regional para que vengan nuevas exposiciones de un museo que nació de la voluntad institucional de unirse Ayuntamiento y el talento de Cristina, Publio y Vicente que pensaran un proyecto que nos hiciera singulares. “Cristina García Rodero es una joya que nos trae a más joyas. Un proyecto del que emocionalmente no me voy a poder desvincular nunca y seguiremos trabajando para que los sueños y deseos de la alcaldesa y de García Rodero se cumplan”.