Cultura

“Punto y seguimos. La vida puede más”, expuesta en el Centro Cultural

La trata de personas con una exposición itinerante que recala en Puertollano

A través de cuarenta y una fotografías y paneles informativos con historias reales de personas recopiladas por Fernando Mármol Hueso

La Comarca

04/09/2019

(Última actualización: 04/09/2019 20:02)

Imprimir

La exposición “Punto y seguimos. La vida puede más” visibiliza hasta el 18 de septiembre la realidad de la trata de personas a través de cuarenta y una fotografías y paneles informativos en el Centro Cultural en una iniciativa de la Conferencia Episcopal.

Muestra un trabajo gráfico de Fernando Mármol Hueso que ha recopilado historias reales de personas que sufren la trata de blancas, explicó Julián Plaza, delegado diocesano de migraciones.

Esta exposición itinerante inició su recorrido hace dos años por diversas ciudades con el fin de expresar la situación de explotación que sufren muchas mujeres sometidas a esa esclavitud que se manifiesta en la prostitución ya sea en clubes, en polígonos o en las calles, ha explicado Plaza. “Es la realidad que viven sobre todo mujeres inmigrantes que vienen engañadas, pensando que aquí van a encontrar un mundo mejor, dejan a su familia, sufren extorsiones”.

El concejal de cultura, Adolfo Muñiz, que visitaba esta mañana el Centro Cultural, considera que es fundamental acercar esta problemática a los ciudadanos y en particular en Puertollano, una sociedad abierta y sensibilizada con esta realidad, y con la conjunción de ayudas de las administraciones con el fin de que “todos vayamos en el mismo sentido”.

Del drama a la esperanza

La exposición se desarrolla en tres partes en las que se desgrana el drama, la indiferencia y la esperanza. El drama que sufren estas personas cuando se ven obligadas a salir de sus países por condiciones de hambre, de guerra o persecución. “Aquí se ven humilladas, vejadas, tu vida no importa, no me siento nada, no soy nadie. Un drama de deshumanización. A través de diversas frases”.

Un drama que también se extiende a la indiferencia, “están entre nosotros pero no existen y la forma despectiva con la que se tratan a una mujer en la rotonda o en una esquina de un polígono “, afirmaba Lorenzo Plaza, que ampliaba esa situación a los inmigrantes que desarrollan trabajo temporal en los invernaderos “viviendo ignorados por la sociedad incluso que nos molestan. Para nosotros es como si fueran personas”.

Pese a la oscuridad se puede recobrar la esperanza gracias a las asociaciones que trabajan desde la sociedad civil, ongs o la Iglesia que se ha implicado hasta el fondo en recuperar su dignidad, “que la tenían cuando vinieron, la perdieron y se les puede devolver cuando pueden ser dueños de sus vidas”.

Adhesión de la Agrupación Virgen de Gracia y Covide

A esta iniciativa se ha sumado Covide-Amve a través de la voz de Elena Moreno Dorado, así como la Agrupación Folklórica Virgen de Gracia con el mensaje de que "con la trata no hay trato", uno de los claros ejemplos de esclavitud del siglo XXI que afecta al mundo entero, ha subrayado Beatriz Hervás. “Mujeres que se venden, jóvenes que se casan por la fuerza, se abusa sexualmente de ellas o se explotan como empleadas domésticas. Además hay menores que trabajan en condiciones deplorables que trabajan en fábricas clandestinas en situación de servidumbre”.