Deportes

Páginas de ayer

La pretemporada del Calvo Sotelo Puertollano, campaña 1976-1977

Eduardo Carrero Fernández

14/08/2019

(Última actualización: 14/08/2019 11:31)

Imprimir

Buscando alguna similitud con el momento actual del Calvo Sotelo Puertollano, que como es sabido, tras un primer año en la Tercera División y después de superar con éxito todas las categorías regionales, en esta campaña 2019-2020 debe consolidarse en la categoría y todo apunta a que se puede conseguir, y quizá, aspirar a algo más.

En aquella temporada 1976-1977, tras un primer año desde el retorno del club a Segundo División, que se saldó con el mantenimiento de la categoría (1975-1976), y siendo equipo revelación (sobre este particular, nuestro entrenador Rafa declaró un 30 de noviembre de 1975 antes de jugar en Barcelona frente al filial azulgrana que: “No me gusta que nos llamen equipo revelación. Somos un equipo conjuntado y en forma. Para mañana solo tengo 14 jugadores. Somos modestos y lo que no podemos hacer es abarcar más de lo que en realidad podemos”).

En dicha temporada 1976-1977, lo que se pretendía se consiguió, que no era otra cosa que consolidar la categoría, eso sí, con no pocos sudores en el tramo final.

Así fue la pretemporada del equipo:

Según Lanza (27-7-1976), nuestro entrenador Rafael Yunta, en la presentación del conjunto, a su plantilla le pidió lo siguiente:

“Les pido colaboración y entrega, también les pido un esfuerzo colectivo y finalmente les hizo ver que sudaran la camiseta”.

En un artículo publicado dos días después (29-7-1976), se dejaba claro por parte del redactor del diario la línea a seguir en cuanto a su preparación y que el entrenador ya lo puso de relieve en su primera toma de contacto con la prensa. Se decía: “El Calvo Sotelo va a afrontar esta nueva temporada con una seguridad total en su resistencia física, factor muy importante a la hora de saberse tan fuerte como el que más”.

Por la mañana, los entrenamientos se llevarán a cabo de diez a once y media a base de ejercicios físicos y por la tarde en horario de siete a ocho y media, los jugadores son sometidos a la parte técnica con juegos con el balón, etc.

A los entrenamientos, tanto los que se suceden por la mañana como los vespertinos, asisten un buen número de aficionados (de lo que doy fe por mi presencia en ellos) que siguen con verdadero interés las evoluciones de estos en el terreno de juego, especialmente a los cuatro nuevos de momento: Franco, Fabián, Leguizamón y Piñan. Lanza (29-7-1976).

Recuerdo como en algún partidillo de los jueves entre teóricos titulares y suplentes, Rafa tuvo que pedir silencio ante los aplausos de una concurrida tribuna central, y todo por las grandes jugadas que se veían.

El 31 de julio se publicaba lo siguiente (una primera valoración del entrenador sobre el rodaje del equipo, en entrevista concedida y a varias preguntas formuladas):

¿Han aumentado el ritmo de los entrenamientos?

Si, sobre todo con los jugadores que han venido con exceso de peso, pero van bastante bien.

¿Hasta cuándo durarán este tipo de entrenamientos?

Hasta que veamos a los jugadores a punto. Vamos a durar así quince días hasta que juguemos los primeros amistosos pendientes.

Rafa tenía fama de duro, pero algunos jóvenes de la plantilla comentaban otras facetas como entrenador. A principios de Agosto, Harry manifestaba lo siguiente en Lanza tras haber jugado cedido en el Daimiel en el que actuó en 14 partidos:

“El entrenador que me ha enseñado más es sin duda Rafa, pero también tengo un buen recuerdo para Paco, mi primer entrenador en el Cisternas Reunidas y para Picón y Arrieta (Daimiel)”.

Otro de los jóvenes, el tercer portero Pérez (natural de Almodóvar) opinaba que como persona lo considero como mi segundo padre y como entrenador es un hombre que se las sabe todas”. Lanza (3-8-1976).

Tuve ocasión de saludarlo en las Fiestas de Almodóvar décadas después y tras charlar que alguna vez Rafa lo corregía y le regañaba para que se tomara más en serio los ejercicios y su trabajo específico, de lo que un servidor fue testigo, lo primero que hizo con prontitud y añoranza y orgullo fue enseñarme en su móvil una foto de aquel Calvo Sotelo con él defendiendo la portería. Al final de su carrera deportiva no llegó a nada importante en el mundo del futbol y ¡cómo se arrepentía!

Los primeros partidos amistosos se disputaron (C. Real, El Cerrú, y Ocaña,) con suerte dispar, porque las crónicas apuntaron lo siguiente:

- Frente al San Lorenzo de Almagro en Ciudad Real. Derrota. “Ante un gran equipo y con escasos días de preparación, el equipo funcionó bien con alguna lentitud por el centro de la defensa".

- En casa frente al Radnicki. Empate final. “El equipo gustó más en Ciudad Real. La portería ofrece dudas, además de la lentitud observada en todas las líneas”.

Recuerdo al nuevo brasileño del equipo, Claudio y sus arrancadas en velocidad por la banda derecha muy cerca de mi localidad en la zona del marcador. No mucho más.

- Ocaña. Victoria por goleada. “Ante un rival inferior, futbol práctico y de cohesión, destacando Fabián, Chone, Nuevo y Odair”.

Tras estos ensayos y para seguir con la puesta a punto del grupo, tres semanas después del comienzo de estos amistosos (25-8-1976), el primer equipo jugó un partidillo de entrenamiento en el Cerrú (medio tiempo) el miércoles 25 de Agosto frente al Juvenil “A”, al que entrenaba Manolo Soriano ( del que recuerdo con agrado algunas charlas sobre nuestro equipo y jugadores, en la barra de un conocido bar ) y que venía de ganar el trofeo Pio XII de Ciudad Real. Así lo reflejó Lanza:

“Los chavales hicieron de sudar de lo lindo a los mayores. De nuevo vimos a Zúñiga, la elegancia hecha en el centro del campo, a un Lute verdadero motor del equipo, Nani el ingeniero del centro del campo y a los tres puntas, Valentín, Teófilo y Josele creándoles más de un disgusto a los Lobo, Mendoza, Fabián y compañía. Además vimos a un A. Rodríguez convertido en la sombra de todo un Odair y un Rabadán todo sobriedad y seguridad en la defensa, sin olvidar a Chiro y alguno más”.

Este año el Calvo Sotelo Juvenil tiene equipo para dar más de un disgusto por esos campos de campanillas donde les ha tocado jugar (Liga Nacional).

Desde Ciudad Real tras el trofeo Pio XII se dijo que los chavales del Calvo Sotelo eran auténticas promesas (28-8-1976) y tras proclamarse campeones en el Trofeo de Argamasilla de Calatrava (8-9-1976) de Nani se destacaba que era un chico que tiene una reacción maravillosa y de Josele que era muy veloz, bullicioso y habilidoso.

Al primer equipo le faltaban por disputar dos amistosos más (Ceuta y La Línea).

- Ceuta (29-8-1976). Empate. “Partido entretenido con una primera parte nivelada y una segunda donde el Ceuta fue claro dominador. Destacaron Mendoza, Nuevo, Odair y Molina”.

- La Línea (31-8-1976). Empata. “Entretenido encuentro con superioridad técnica del Calvo Sotelo. Destacaron Pepe Vázquez, Nuevo y Bautista”.

La hora de la verdad llegó con el primer partido de Liga en casa frente al Getafe, al que se venció por 3-2. (5-9-1976).

“El encuentro ha tenido de todo. Desde una primera parte en la que además de bordar el futbol, el Calvo Sotelo consiguió tres goles hasta una segunda en la que se navegó a la deriva. Destacó Chone al que se le calificó como maestro consumado”.

Unos meses antes, en As color se le destacaba ya por ser el director del Calvo Sotelo, de hacerlo todo fácil y de no ser nada vanidoso.

Eduardo Carrero Fernández, socio 120 del Calvo Sotelo Puertollano