Nacional

El sindicato no comparte las propuestas del regulador y le preocupa la decisión de Naturgy

CCOO presentará una batería de alegaciones al plan de la CNMC sobre gas y electricidad

CCOO de Industria ha decidido realizar alegaciones a la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de recortar la retribución a las redes de electricidad y gas. El sindicato vigilará todo el proceso y estará pendiente de las resoluciones y medidas que se adopten para que no perjudiquen al empleo y a las condiciones laborales. Antes del 9 de agosto hará pública su posición sobre el asunto

La Comarca

17/07/2019

(Última actualización: 19/07/2019 07:48)

Imprimir

El sector energético de CCOO de Industria se ha reunido esta mañana para analizar el impacto que podrían tener sobre el empleo los borradores de las siete circulares que la CNMC presentó el 5 de julio. Ha decidido que presentará una batería de alegaciones durante las próximas semanas.

El sindicato cree que el Gobierno deberá actuar como mediador entre todos los actores afectados. No solo debe tener en cuenta las decisiones económicas, también las que pudieran afectar a la política energética (asegurar la sostenibilidad y seguridad del suministro de las diferentes redes de distribución y transporte de gas y electricidad, así como la penetración de nuevas tecnologías, midiendo su impacto en las redes de transporte y distribución).

CCOO de Industria reclama al regulador que tenga en cuenta todas las alegaciones que se presenten hasta el 9 de agosto y que se constituya una mesa de diálogo con todos los sectores afectados. El objetivo es que la circular definitiva recoja de forma proactiva tanto los intereses de los trabajadores y trabajadoras, como del conjunto de la sociedad.

En cuanto a las empresas, CCOO solicitará que ninguna tome decisiones irreversibles que puedan afectar al empleo (directo e indirecto) y a las condiciones de trabajo. El sindicato no comparte las propuestas de circulares que se han presentado y está preocupado por la decisión de Naturgy de paralizar la inversión en la extensión de la red, por las consecuencias que pudiera tener en la evolución del empleo. La Confederación Nacional de Asociaciones de Instaladores y Fluidos (CONAIF) estima que se podrían perder diez mil puestos de trabajo.