Cultura

Podrá verse los días 15 y 16 de julio en el Teatro Municipal

‘La fórmula Shakespeare’, ganadora del VIII certamen Barroco Infantil en Almagro

La compañía chilena Polo Sur sorprende a los más pequeños con una original versión de ‘Noche de Reyes’

La Comarca

13/07/2019

(Última actualización: 13/07/2019 22:07)

Imprimir

El jurado de la octava edición del certamen Barroco Infantil, la sección familiar del Festival de Almagro, ha decidido porunanimidad que el espectáculoganador de este año sea La fórmula Shakesperare, de la compañía chilena Polo Sur, y que podrá volver a verse los días lunes 15 y martes 16 de julio a las 20 horas en el Teatro Municipal.El jurado ha estado formado por los niños Lucía de la Rubia Arroyo, de 9 años y alumna del Colegio Diego de Almagro; Marta Jiménez Huertas, de 8 años y alumna del colegio Miguel deCervantes; y Carlos Calle Rincón, de 10 años y alumnodel Colegio Paseo Viejo de la Florida; y por Claudio Hochman, director de escena; Mercedes Camacho, periodista; y Teresa Pérez-Prat, coordinadora de programación de la Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Todos los miembros del jurado han destacado que el principal mensaje de este espectáculo es “el valor del trabajo en equipo”, un montaje que cuenta de una forma fácil la obra de Shakespeare con un gran sentidodel humor, de una forma original ycon gran coherencia estética.

Sobre La fórmula Shakespeare

Un grupo de cuatro científicos trabaja en una base aislada en la Antártica desarrollando una investigación en torno al pingüino emperador. El proyecto no avanza, los científicos no logran trabajar en armonía y el destino del laboratorio se ve amenazado. Enese momento, la agencia les encomienda una tarea para ellos imposible: montar una versión de la obra Noche de Reyesde William Shakespeare.La única manera de salvar el laboratorio y continuar la investigación que compromete la vida del pingüino emperador, será dejar de lado los proyectos individuales y aprender a trabajar en equipo. Así, estos inteligentes y delirantes científicos deberán enfrentarse a su nulo conocimiento sobre las artes y el teatro, para llevar a cabo esta tarea que escapa completamente de su campo de investigación.