Ciudad Real

Es obra del abogado ciudadrealeño Santiago Ballesteros

La Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza acogió la presentación del libro sobre delitos de maltrato animal

El manual explica qué es y qué no es delito, a la vez que recopila sentencias de audiencias provinciales y juzgados españoles

La Comarca

09/07/2019

(Última actualización: 10/07/2019 07:39)

Imprimir

La Sala de doctorandos de la Facultad de Veterinaria en Zaragoza ha acogido la presentación del nuevo libro del abogado ciudadrealeño Santiago Ballesteros, que desde un punto de vista práctico desmenuza el ordenamiento jurídico español y nos aclara cuando estamos o no ante un delito de maltrato animal.

En la presentación intervinieron Juan José Badiola, Presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios en España, el Catedrádico Christian Gortazar, el veterinario de la Federación Aragonesa de Caza, Nicolás Urbani y el propio autor del trabajo, Santiago Ballesteros.

Juan José Badiola destacó los nuevos retos a los que se enfrentan actualmente los veterinarios, la nueva sensibilidad social respecto de los animales y la necesidad de contar con herramientas sencillas para saber qué dice la Ley y a qué se tienen que atener los profesionales de la veterinaria. Badiola, subrayó igualmente el acierto de hacer un trabajo sobre una materia en la que hay muy escasa bibliografía, y en la que es necesario profundizar desde el punto de vista jurídico, científico y técnico. Especialmente ante la hiperregulación que se ha producido en los últimos años.

Por su parte Christian Gortázar y Nicolás Urbani destacaron el crecimiento del número de las mascotas, de fenómenos como el animalismo radical y de las repercusiones que ello tiene a la hora de investigar con animales o de trabajar con los mismos. Así mismo destacaron la importancia creciente de la normativa autonómica sobre bienestar animal, a veces excesiva. Urbani manifestó la importancia de la ciencia veterinaria en la actividad cinegética y la labor que en este sentido viene realizando la Federación Aragonesa de Caza en colaboración con la Federación Española.

Ballesteros por su parte manifestó la importancia de la materia y de los cambios legislativos que se avecinan. Entre estos cambios estará el nuevo estatus jurídico de los animales que pasarán de ser cosas a seres sintientes o con “dotados de sensibilidad”, algo que había permanecido inalterado desde el derecho romano. El abogado destacó como normas troncales del ordenamiento como el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, tendrán que ser modificadas para adaptarse a esta nueva realidad. También puso de manifiesto la creación de un nuevo bien jurídico inédito en la historia del derecho penal, el bienestar y la dignidad de los animales. A su vez, explicó cómo ha evolucionado el Código Penal en materia de protección animal hasta la última reforma de 2015, poniendo ejemplos de casos prácticos, con referencia expresa a la Operación Podenco de Soria. Esta operación de la Guardia Civil, recordó, puso en pié de guerra a los rehaleros sorianos a raíz de la criminalización e imputación de muchos de ellos por los cortes de orejas a los perros de rehala.

El libro de Ballesteros contiene esquemas, un breve análisis de la situación en otros países de Europa, un repertorio de las sentencias existentes, una referencia expresa a las intervenciones de cirugía en animales, al corte de orejas y rabos en perros de caza y un análisis de los delitos de maltrato y abandono de los animales. El autor explicó cómo el delito se puede cometer por acción u omisión (por ejemplo no dar de comer a un animal) y criticó la intención de algunos políticos de introducir nuevas modificaciones de en el Código Penal que amplíe la protección que brinda el artículo 337 a “todos los animales vertebrados”, “incluida la rata que es también un animal vertebrado”. Todos los intervinientes expresaron la necesidad de legislar con cabeza y desde el sentido común.

Ballesteros agradeció la colaboración de la Facultad de Zaragoza, de la Federación Aragonesa de Caza, y de otras asociaciones y federaciones que han colaborado en la publicación del libro. Veterinarios y rehaleros fueron los principales colectivos presentes entre el público.