Provincia

Fue beatificado por el papa Benedicto XVI en el año 2007

Guadalmez homenajea al beato Justo Arévalo y Mora en el 150 aniversario de su muerte

Tras su ordenación como sacerdote, el 8 de junio de 1895, fue enviado como coadjutor a Luciana, y en 1896 pasó a la parroquia de San Sebastián de Guadalmez

La Comarca

18/06/2019

(Última actualización: 18/06/2019 20:23)

Imprimir

Este miércoles se cumplen 150 años del nacimiento, en Miguelturra, del mártir y beato Justo Arévalo y Mora, quien fue beatificado por el papa Benedicto XVI en el año 2007 y cuya festividad celebra la Iglesia el 6 de noviembre. Tras su ordenación como sacerdote, el 8 de junio de 1895, fue enviado como coadjutor a Luciana, y en 1896 pasó a la parroquia de San Sebastián de Guadalmez, donde de coadjutor pasaría a cura ecónomo en 1902. Durante 11 años fue párroco de Guadalmez, hasta su traslado en 1907 a Torralba de Calatrava.

Por ello, la Asociación Cultural Leandro Niño, aprovechando el 150 aniversario de su nacimiento, ha querido rendir un homenaje y reconocimiento a la labor desempeñada por D. Justo Arévalo en Guadalmez, y para ello, ha encargado al pintor zaragozano Antonio Beguer, un retrato al óleo sobre lienzo de 54 x 73 cms, y que será instalado en la que fuera su parroquia, la iglesia de San Sebastián, en recuerdo de su párroco beato y mártir.

Para la confección del mismo se ha utilizado una fotografía, en blanco y negro, de la misma época en la que D. Justo fuera párroco de Guadalmez, pero debido a la mala calidad de la misma, el artista Antonio Beguer ha debido mostrar su destreza para dotar al retrato de un realismo impresionante.

Con este retrato al óleo del beato Justo Arévalo y Mora, la parroquia de Guadalmez contará ya con tres óleos firmados por Antonio Beguer, pues éste último se suma a un retrato de Santa Teresa de Calcuta, en el coro del templo, y un Ecce Homo, copia del original pintado en el siglo XVII por el pintor almadenense Juan Martín Cabezalero, y todos ellos donados por la Asociación Cultural Leandro Niño, empeñada en devolver a la parroquia parte del patrimonio artístico perdido en 1936.