Región

Se trata de un "nuevo caso unido a otros muchos, que ponen en entredicho la adecuada vigilancia de la Junta"

Limpiando Cuenca y Ecologistas en Acción exigen explicaciones sobre los residuos hospitalarios en el Júcar

Tras la tormenta, del 1 de mayo pasado en la ciudad de Cuenca, han aparecido junto a las tapas del alcantarillado, en la ribera del Júcar, gran cantidad de residuos hospitalarios algunos de ellos biopeligrosos

La Comarca

12/06/2019

(Última actualización: 13/06/2019 05:23)

Imprimir

Limpiando Cuenca (un colectivo ciudadano que lleva meses recogiendo residuos que afean la ciudad de Cuenca) ha encontrado en una de sus acciones, que junto a las tapas de alcantarillado que llevan las aguas residuales, situadas en la margen derecha del Júcar a la altura del parque fluvial, una enorme cantidad de residuos hospitalarios, que por la proximidad, podrían proceder del hospital Virgen de la Luz de Cuenca. Como consecuencia de la tormenta, del primero de mayo, el alcantarillado no pudo evacuar el alto caudal, saliendo el agua por las tapas, junto con muchos residuos en su mayoría identificados como provenientes de la actividad hospitalaria.

La mayor parte de estos residuos son batas hospitalarias de un solo uso, embalajes diversos, electrodos adhesivos desechables y un largo etcétera. Pero lo más preocupante es la presencia de jeringuillas desechables, bisturís y otros elementos biopeligrosos que, obligatoriamente deben ser gestionados por gestores autorizados para su esterilización antes de su eliminación, dado el riesgo de contagio.

Ecologistas en Acción se ha puesto en contacto con la gerencia del hospital Virgen de la Luz y han explicado que siguen estrictamente los protocolos de gestión de residuos y una empresa gestora es la que se encarga de su eliminación segura.

Alejandro Cebrián del colectivo “Limpiando Cuenca” ha declarado: “No sabemos quién es el responsable de este desastre, pero la dirección del hospital Virgen de la Luz y las empresas gestoras de residuos deberían explicar cómo han ido a parar todos estos productos en el alcantarillado y realizar las correspondientes averiguaciones para que se depuren responsabilidades. Nadie ha actuado, por lo que hemos sido jóvenes voluntarios los que hemos tenido que limpiar con nuestras manos parte de estos residuos, pero muchos siguen en la ribera del Júcar, pues no queremos arriesgar nuestra salud.”

Según Carlos Villeta de Ecologistas en Acción-Cuenca: “Estos hechos nos parecen muy graves, no solo por su impacto en el medio ambiente, sino porque a día de hoy se está poniendo en riesgo la salud de las personas y las mascotas que pasean habitualmente por la zona, por lo que recomendamos a los vecinos de Cuenca que no toquen dichos residuos. Solamente el SEPRONA se ha tomado en serio este asunto: esta mañana han estado en la zona para documentar los hechos. Por nuestra parte, interpondremos las correspondientes denuncias ante la Confederación Hidrográfica del Júcar, sin descartar otras acciones legales”

“Más allá de este caso, nos preocupa los sucesivos casos de gestión fraudulenta de residuos es esta Región, como (entre otros) el caso de los incendios de neumáticos en Seseña, el incendio de la planta de residuos de Chiloeches o el nuevo macrovertedero en Almonacid del Marquesado. Lo cual demuestra que la administración regional no está haciendo sus deberes en cuanto a la vigilancia del sector de los residuos”, ha finalizado Villeta.