Región

Durante el III Encuentro de Familias Acogedoras celebrado en Chinchilla de Montearagón

Aurelia Sánchez mantiene que las familias acogedoras son un ejemplo de “generosidad y solidaridad”

La consejera de Bienestar ha recordado la importancia del acogimiento familiar y ha recordado que se necesitan más familias acogedoras para atender a los niños y niñas que lo necesitan

En Castilla-La Mancha unos 1100 niños y niñas están protegidos por la administración regional, de los que más 560 de se encuentran en Acogimiento Familiar

La Comarca

18/05/2019

(Última actualización: 18/05/2019 20:10)

Imprimir

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha destacado que las familias acogedoras son un ejemplo de “generosidad y solidaridad” atendiendo a los niños y niñas que más lo necesitan.

Así lo ha puesto de manifiesto la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante la celebración del III Encuentro de Familias Acogedoras de Castilla-La Mancha que ha tenido lugar este sábado en el municipio albaceteño de Chinchilla de Montearagón, y en el que ha estado acompañada por la directora general de Familias y Menores, María Ger; la directora provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma; el concejal de Hacienda, Urbanismo y Relaciones Institucionales de Chinchilla de Montearagón, José Martinez; la presidenta de la Asociación de Familias Acogedoras de España Asofacam, Dioni Segovia; y el vicepresidente de ‘Mensajeros de la Paz’ y portavoz de las entidades colaboradoras Actia Social, Acofam y Colabora, Carlos Davia.

“Hoy es un día grande, para hablar de las familias con mayúsculas, de la importancia de la diversidad familiar para la sociedad y de fomentar la cultura del acogimiento familiar”, ha señalado Sánchez, un programa que “enriquece nuestra sociedad.

La titular de Bienestar Social ha afirmado que en Castilla-La Mancha unos 1100 niños y niñas están protegidos por la administración regional, de los que más 560 se encuentran en acogimiento familiar, o bien con sus familiares de sangre o en familias acogedoras que no tienen ningún lazo de sangre y que “dedican su vida a poderlos cuidar, atender, y a acogerlos en esa familia que para ellos va a ser el centro emocional, afectivo y de desarrollo personal y social”.

Sánchez también ha aprovechado la ocasión para recordar que en Castilla-La Mancha se necesitan más familias acogedoras, y que todas las personas puede acoger a un niño o niña que lo necesite en la región.

Por último, la titular de Bienestar Social del Gobierno regional ha querido agradecer a todas las familias acogedoras, las entidades que apoyan el acogimiento como ‘Mensajeros de la Paz’ en Albacete, a la Asociación de Familias Acogedoras y la gran labor solidaria que realizan para mejorar el bienestar de estos niños y niñas.

El III encuentro de Familias Acogedoras ha contado con la asistencia de unas 250 personas y entre las actividades organizadas se ha desarrollado la ponencia ‘Acogimiento y Adolescencia’, impartida por el psicólogo y terapeuta de Familia, Javier J. Mugica, un programa de juegos en el Claustro del municipio para los niños y niñas asistentes, así como de una visita guiada por el centro histórico de Chinchilla de Montearagón.

El Acogimiento Familiar es una medida temporal que ofrece al niño o la niña, mientras está bajo la tutela de la administración, la posibilidad de vivir durante un tiempo en un ambiente familiar complementario al suyo, en el que pueda recibir el cuidado y la atención que faciliten un desarrollo armónico de su personalidad, al mismo tiempo que mantiene la relación y el vínculo con su familia de origen.