Región

"El SESCAM ahorraría 40 millones"

CSIF pide jubilación anticipada y voluntaria para el personal sanitario de Castilla-La Mancha

"Teniendo en cuenta sus 3.641 profesionales con más de 60 años para rejuvenecer su plantilla"

La Comarca

16/05/2019

(Última actualización: 17/05/2019 11:19)

Imprimir

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) propone la jubilación anticipada y voluntaria a partir de los 60 años para los profesionales del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) con el cien por cien retributivo desde el primer momento, medida que podría beneficiar 3.641 trabajadores del Sescam.

Para CSIF y tras un estudio llevado a cabo por el sindicato, esta modalidad permitiría ahorrar más de 836 millones de euros al Sistema Nacional de Salud, ya que si los 78.770 estatuarios de los diferentes sistemas autonómicos, entre ellos el de Castilla-La Mancha, que se encuentran entre los 60 y 64 años y accediesen a la jubilación anticipada, supondría economizar teniendo en cuenta los salarios inferiores que recibirían los nuevos profesionales contratados, al no contar con trienios. De esta forma, también se produciría el rejuvenecimiento de plantillas con la necesaria convocatoria de ofertas de empleo público, y es que CSIF incide en la relevancia de poder solicitar y acceder a la jubilación anticipada y voluntaria de los diferentes colectivos que desarrollan su trabajo en el sistema sanitario público, tanto funcionarios como personal estatutario y laboral.

En Castilla-La Mancha, con 3.641 trabajadores sanitarios entre 60 y 64 años, el ahorro es superior a los 40 millones de euros. La Central Sindical ya ha dado a conocer al consejero de Sanidad, Jesús Fernández, y a la directora gerente del Sescam, Regina Leal, los beneficios de plantear esta iniciativa en la comunidad autónoma.

35 años cotizados

A esta modalidad de jubilación anticipada deberían acceder todos los trabajadores, incluidos en cualquiera de los regímenes del sistema de la Seguridad Social, pero CSIF incide en el personal sanitario por su exposición de forma habitual a agentes tóxicos, peligrosos para la salud e insalubres; las jornadas laborales a turnos, la nocturnidad, los fines de semana y el trabajo en guardias y festivos (turnos rotatorios) que tiene una repercusión demostrada sobre la salud de los trabajadores, y el desgaste psicofísico por el aumento de las cargas de trabajo derivadas de las plantillas infradotadas.

Entre las condiciones para acceder a esta jubilación, los profesionales sanitarios deberían tener 35 años cotizados a la Seguridad Social y haber trabajado durante 25 para la Administración Pública.