Opinión

Un artículo publicado en Facebook

Risoterapia en Puertollano

Sería genial que saliese adelante la propuesta de Miki Maka y que ya está en change.org de que el Auditorio deje de llamarse Pedro Almodóvar para pasar a llamarse Sergio González Suko

Javier Márquez

11/05/2019

(Última actualización: 11/05/2019 21:00)

Imprimir

¿Qué ocurre cuando dos humoristas talentosos nacidos y criados sobre las galerías de negro carbón de nuestra ciudad, bebiendo de los caños de la Fuente Agria y observados por el Monumento al Minero, se unen en el maravilloso escenario “su” Auditorio para hacer reír y sonreír a la concurrencia? Pues sucede que es difícil imaginar una mejor manera de divulgar la cultura, el entretenimiento y el optimismo que la que vimos el viernes en el Auditorio Municipal Pedro Almodóvar de Puertollano.

Pero Sergio González Olmo Suko y Miguel Piedrafita Miki Maka no se conformaron con los ya de por sí tan altos objetivos, además, estuvieron maravillosamente acompañados en la gala porque se trajeron a lo mejor del mundo del humor en las personas de Dani Fontecha, Chema Trueba y Luis Larrodera.

Miki Maka hizo de perfecto maestro de ceremonias enlazando con habilidad y de forma generosa las actuaciones del resto de humoristas. Consiguió que Dani Fontecha y Suko nos mostrasen en exclusiva el nuevo Show que están preparando y que tiene un aspecto inmejorable. Después de su recorrido musical por décadas, que sirvió de hilo conductor a su presentación,terminó su actuación con los versos de un bello poema en recuerdo a su madre enferma que nos emocionó a todos.

Suko, en su excelsa actuación, nos recordó con su ingenio la ventaja de la cerveza sobre el vino y nos sirvió su argumentación sobre una fresquita copa de metáforas libres de postureo y afectación. La colaboración desenfadada y “voluntaria” de Julián Camacho en el escenario activando una tablet llena de divertidas ventosidades redondeó su agudeza.

Dani Fontecha nos mostró que una de las mejores cosas que podemos hacer es reírnos de nosotros mismos y no hacerlo de los demás sino con los demás, y de ello no se libraron ni los presentes en primera fila del patio de butacas, Julián, ni la Alcaldesa de la ciudad, Mayte Fernandez.

Descubrimos la gran simpatía de Teresa que con afabilidad y siempre abrazada a su bolso tuvo que lidiar con el gran Luis Larrodera y las ínclitas, recurrentes y divertidas braga-fajas. Este conocidísimo presentador de televisión y original de Zaragoza, después de aparcar con prisas su automóvil en las inmediaciones del lugar, se perfiló como un auténtico animal de escenario en toda su extensión, dominando tanto el uso de la inteligente palabra como la expresión corporal.

Entre medias, Chema Trueba, nos deleitó con su humor astur-madrileño, plagado de innumerables imitaciones de personajes famosos de televisión en los que basa su actuación que regó con perspicacia y naturalidad.

Y es que todas y cada una de las risas que los humoristas nos enviaron anoche desde el escenario al patio de butacas fueron como un sorbo de vida que engalanó la velada y en el que aprendimos que deberíamos poner más límites a los dramas y menos al humor porque el fin de hacer reír conserva toda su justificación cuando se desvela la gran virtud que hay en el motivo.

En resumen, una memorable gala que tendremos oportunidad de ver repetidas veces en nuestras pantallas a través de la grabación que hizo Imás Tv y que nos mostró que el humor es ese y casi único lugar del universo en que no importa quién gane sino que lo que merece la pena es saberse reír.

La buena acogida entre los espectadores exige que, por parte de la organización, se empiece desde ya a preparar el tercer Festival del Humor Ciudad de Puertollano.

P.D.: Sería genial que saliese adelante la propuesta de Miki Maka y que ya está en change.org de que el Auditorio deje de llamarse Pedro Almodóvar para pasar a llamarse Sergio González Suko. Así sea.

Javier Márquez