Puertollano

Es un artículo del historiador Modesto Arias Fernández

La huelga de mayo de 1962 en Puertollano

Tras la huelga, la capacidad organizativa de los trabajadores mejoró ostensiblemente, creándose la primera Comisión Obrera estable en Puertollano

Modesto Arias Fernández

09/05/2019

(Última actualización: 09/05/2019 22:12)

Imprimir

A comienzos de la década de los años sesenta del pasado siglo, la mayor oposición al régimen franquista estuvo centrada en la labor que llevaron a cabo el Partido Comunista y Comisiones Obreras.

Así, en la mañana del miércoles 9 de mayo de 1962 se produjo un paro en los pozos de pizarra de ENCASO y de carbón de la SMMP, que se extendió de forma total por la cuenca minera y el Complejo Industrial, dando inicio un conflicto laboral que se prolongó hasta el día 18 y al que se sumaron casi 12.000 trabajadores.

El comienzo de la huelga coincidió con el tramo final de la Feria de Mayo, y ese día, curiosamente, dentro del programa de los Festivales de España, se representó en el Gran Teatro la obra Fuenteovejuna, de Lope de Vega. Los días críticos fueron el 13 y el 14, aunque en la población hubo tranquilidad, sin perturbaciones ni incidencias de orden público importantes, viviéndose una situación que no se había producido desde antes del inicio de la Guerra Civil.

En un principio, los mineros estuvieron encerrados en el fondo de los pozos, para permanecer a bocamina posteriormente. En el Complejo, los trabajadores acamparon a las puertas de la factoría, haciendo chozas y calentándose con lumbres, mientras sus mujeres e hijos les llevaban la comida. Varios componentes de la Comisión Obrera elegida para negociar las mejoras económicas solicitadas fueron detenidos y encarcelados, y dos de ellos, Eladio Caballero y José Blanco, despedidos de ENCASO.

A los veintiséis guardias civiles destinados en Puertollano se sumaron ochocientos venidos de fuera. Cuando estuvieron formados en el pozo Calvo Sotelo, el teniente coronel que los mandaba dijo que iba a sonar una trompeta, y que si a los diez minutos no se marchaban los huelguistas, "les iban a dar una pasada que verían lo que es bueno". Tras el toque, los trabajadores, a punta de fusil, regresaron a la ciudad, reincorporándose a sus labores el día siguiente, 19 de mayo.

El 24 de ese mes, el BOE publicó un decreto, acordado en el Consejo de Ministros del 13 de abril, por el que se reajustaron los precios del carbón de hulla, lo que supuso mejoras económicas para los mineros, y en ENCASO, en 1963, los salarios subieron un 25'2 por ciento respecto al año precedente.

Tras la huelga, la capacidad organizativa de los trabajadores mejoró ostensiblemente, creándose la primera Comisión Obrera estable en Puertollano, y a la vez en Castilla-La Mancha, que integraron Pedro Ruiz García, Manuel Caballero Vigara, Francisco Huete Trapero, Andrés Cejudo Cano y Antonio Ruiz Fernández "Tole". Poco después, el 25 de julio, se formó el Comité Comarcal del Partido Comunista, formado por Pedro Ruiz García, Francisco Huete Trapero, Andrés Barranquero Luna, Eladio Caballero, Eutimio Ruiz Moreno, Rafael Román López y Tomás Camacho.

Modesto Arias Fernández