Puertollano

La consejera de Economía, Patricia Franco, en la Lanzadera de Empleo de Albacete

En Castilla-La Mancha se han llevado a cabo 32 lanzaderas que han beneficiado a 774 personas, cuatro de ellas en Puertollano

Las Lanzaderas de Empleo son una iniciativa de la Fundación Santa María La Real, en colaboración con las entidades locales y cuentan con el apoyo del Fondo Social Europeo, la Fundación Telefónica y el Gobierno de Castilla-La Mancha

El 60% de las personas que han pasado por una Lanzadera de Empleo han conseguido inserción laboral y formativa

La Comarca

04/04/2019

(Última actualización: 12/04/2019 08:52)

Imprimir

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha visitado la Lanzadera de Empleo de Albacete. En las cinco rondas del programa que se han llevado a cabo desde el año 2016 en Castilla-La Mancha, se han desarrollado 32 lanzaderas, que han beneficiado a 774 personas, con una inserción laboral del 60%.

La titular regional de Economía, Empresas y Empleo ha agradecido a la Fundación Santa María la Real y a la Fundación Telefónica, su apuesta ambiciosa en Castilla-La Mancha con este programa que supone una gran innovación “en el enfoque de los programas de mejora de la empleabilidad de las personas desempleadas”.

La Lanzadera arrancó el pasado mes de noviembre con 20 personas (14 mujeres y 6 hombres), con edades comprendidas entre los 26 y los 57 años, de perfiles muy variados y distintos sectores profesionales: geología, informática, energías renovables, limpieza, hostelería, química, biología, fotografía, educación infantil, turismo, administración. Y el espacio donde se lleva a cabo es objeto de talleres y programas de re cualificación que organiza el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Hasta la fecha, ocho participantes de esta Lanzadera se han incorporado a un empleo por cuenta ajena. Se trata de un programa impulsado por la Fundación Santa María La Real, con la colaboración del Gobierno de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Albacete, y con la cofinanciación de Fundación Telefónica y el Fondo Social Europeo.

A esta última ronda de lanzaderas que están teniendo lugar en Albacete, Alcázar de San Juan, Ciudad Real, Puertollano, Toledo y Tomelloso, que comenzaron en noviembre de 2018 y finalizan a finales de abril, se suman las cuatro nuevas que empezaron en marzo: Azuqueca de Henares, Cuenca, Manzanares y Talavera de la Reina. En total son 32 lanzaderas (26 ya finalizadas), en las que cerca del 60% de los 774 participantes modificaron su situación laboral, con empleo por cuenta propia o ajena, o retomando la formación: el 44,36% encontró trabajo por cuenta ajena en diversos sectores; el 1,57% poniendo en marcha su propio negocio y el 10,87% ampliando formación y desarrollando certificados de profesionalidad con prácticas laborales posteriores.

¿Qué son las Lanzaderas de Empleo y Emprendimiento Solidario?

Son un equipo heterogéneo de personas desempleadas con espíritu dinámico, comprometido y solidario que acceden de forma voluntaria a esta iniciativa y que, coordinadas por un/a coach, refuerzan sus competencias, generan conocimiento colectivo, se hacen visibles y colaboran en la consecución de un fin común: conseguir empleo, ya sea por cuenta propia o ajena.

Representan una nueva filosofía en la intervención social del desempleo. Nacen de la mano de José María Pérez “Peridis” (Peridis ya ideó las Escuelas Taller) como alternativa y solución al momento de crisis económica global y elevadas tasas de paro, proponiendo un cambio de enfoque y tratamiento de las políticas de inserción laboral desarrolladas hasta el momento.

La metodología de trabajo se basa en las técnicas de ‘coaching’, con un ‘coach’ que desarrolla la labor de dinamizador del equipo, si bien las personas desempleadas son los propios protagonistas de sus procesos de empleabilidad, trabajando la inteligencia emocional, la comunicación y la creatividad; conociendo nuevas técnicas de elaboración y presentación de currículos, analizando cómo afrontar las entrevistas de trabajo a través de diversas dinámicas, desarrollando mapas de empleabilidad y aprendiendo a trabajar la marca personal, a diferenciarse y posicionarse mejor en el mercado laboral.

Tienen como objetivo mejorar la empleabilidad desde una posición activa, comprometida y solidaria ante los grandes retos que impone la situación actual.

Duran cinco meses en los que los participantes tienen que asistir toda la mañana, cuatro días a la semana. Para participar no se busca un perfil formativo concreto.