Región

"Para pedir que no les pongan en manos de una empresa que no paga"

Las limpiadoras de la residencia San José de Toledo vuelven a concentrarse ante la Diputación

“Si entra Netalia en nuestro centro de trabajo, sabemos que no vamos a cobrar porque esta empresa no paga en ningún sitio. Y nosotras necesitamos nuestras nóminas para comer, para pagar los recibos, para vivir nosotras y nuestras familias"

La Comarca

27/03/2019

(Última actualización: 28/03/2019 11:29)

Imprimir

Las trabajadoras de la limpieza de la residencia san José han vuelto a concentrarse esta mañana a las puertas de la Diputación de Toledo para pedir al equipo de Gobierno de la corporación provincial que no las ponga en manos de una empresa que no paga, Netalia Servicios Integrales, del grupo Raspeig.

Esta empresa ofertó el precio más barato para hacerse con el servicio de limpieza de la mencionada residencia, que le fue adjudicado por Acuerdo de la Junta de Gobierno de la Diputación el pasado 25 de enero.

La adjudicación está de momento paralizada a la espera de la resolución del recurso que interpuso CCOO ante el Tribunal Central de Recursos Administrativos, por entender que Netalia no ha acreditado solvencia técnica, financiera, ni económica; y no garantiza capacidad para asumir el abono de los salarios a las 30 personas, casi todas mujeres, que vienen prestando el servicio.

El TCRC dispone de un plazo máximo de dos meses para pronunciarse; pero CCOO y las trabajadoras afectadas instan a la Diputación a no esperar la resolución del TCRC y anular ya el Acuerdo de su Junta de Gobierno por el que adjudicó a Netalia la Limpieza de la Residencia san José.

Las trabajadoras temen que la Diputación termine por ponerlas en mano de esta empresa porque tanto Netalia como su matriz, Raspeig -ambas comparten el mismo administrador único- son tristemente conocidas en toda España, y también en la provincia de Toledo, por incurrir de forma reiterada en impagos salariales, lo que ha provocado movilizaciones y huelgas de cientos de trabajadoras de la limpieza en muchas de las contratas que tiene adjudicadas el grupo Raspeig en todo el país.

Ayer mismo, CCOO-Construcción y Servicios de Toledo anunció que la Inspección de Trabajo ha levantado dos actas sancionadoras contra Raspeig, por infracciones muy graves, tras constatar que esta empresa no cumplió “en absoluto” con el abono de las nóminas en el plazo fijado en el convenio colectivo “en ninguna de mensualidades analizadas por el actuante”, desde enero de 2018 a enero de 2019, “excepto en el mes de junio de 2018”.

Las actas analizan la actuación de Raspeig en todas las contratas que tenía esta empresa con la JCCM, algunas de las cuales ha perdido ya, dejando sin pagar varias nóminas a las trabajadoras. Y en las contratas que mantiene, o bien no paga -las trabajadoras que realizan limpian las Oficinas Comarcales Agrarias de la provincia de Toledo llevan todo este año sin cobrar ni una sola nómina- o paga con mucho retraso.

Ya con la marca ‘Netalia’, el propietario del grupo Raspeig se hizo a finales del pasado año con la limpieza del INSS en Toledo, para desgracia de las trabajadoras: de las seis que hacen este servicio, hay dos que todavía no han cobrado el mes de enero; y febrero no lo ha cobrado ninguna.

Con estos antecedentes, las trabajadoras que limpian la Residencia san José están aterrorizadas ante la posibilidad de que la Diputación las ponga en manos de una empresa incumplidora, y no se explican cómo es posible que los responsables de la Diputación no encuentren la forma de evitarlo.

“Lo único que queremos es que alguien nos garantice que vamos a cobrar todos los meses por nuestro trabajo”, ha señalado durante la concentración la delegada sindical de las limpiadoras, María del Mar López.

“Si entra Netalia en nuestro centro de trabajo, sabemos que no vamos a cobrar porque esta empresa no paga en ningún sitio. Y nosotras necesitamos nuestras nóminas para comer, para pagar los recibos, para vivir nosotras y nuestras familias".